Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La diputada del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, María Roldán, ha señalado que los alcaldes de la región se han sentido “muy solos” durante los meses de crisis sanitaria, siendo este un sentimiento “generalizado” de los ediles, que han pedido “ayuda y auxilio” al Gobierno regional durante semanas, mientras Emiliano García-Page se dedicaba “a insultarnos y mentirnos”.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

Así se ha referido la también alcaldesa de Horcajo de Santiago durante su intervención en el pleno del Parlamento autonómico, donde ha indicado que Page ha querido “salvarse a sí mismo”, buscando culpables “a su fracaso de gestión”, ya que ningún colectivo se ha librado de sus ataques, mientras estos demostraban “la grandeza de la sociedad castellano-manchega” estando “muy por encima de su presidente y de su Gobierno”.

Roldán ha aseverado que “nunca” pensó que tendría que defender a los alcaldes de la región del presidente de Castilla-La Mancha, que ha proferido acusaciones “bochornosas”. “Nunca pensé que el presidente tuviese la desfachatez de atacar con esa fijación a un colectivo de personas que son el mejor ejemplo de solidaridad y generosidad que tiene esta tierra”, ha dicho.

La diputada del PP-CLM ha incidido en que no puede consentir a Page que insulte a alcaldes y concejales “que no cobran un euro” y que se han dejado la piel por ayudar a sus vecinos. Así, ha asegurado que “muchos nos habremos equivocado”, pero “solos y como hemos podido”, los alcaldes “nos las hemos tenido que arreglar para solventar el día a día”, mientras Page se “confinaba en el Palacio de Fuensalida”.

Roldán ha señalado que el Partido Popular tiene muy claro, tal y como transmite el presidente Paco Núñez a diario, que los alcaldes son "espejos donde mirarse en política y, una vez más, lo han demostrado”.

Los alcaldes, como ha dicho Roldán, han sido “tremendamente pacientes” con el Gobierno de Page que “no decía ni regulaba nada” y cuando lo había “era tarde y mal”. Los ayuntamientos han asumido competencias que no eran suyas, “ante la incompetencia del Gobierno regional” y a día de hoy siguen haciéndolo “gustosos” porque están para “ayudar y colaborar”.

Si bien, ha afirmado que las “fuerzas de las entidades locales flaquean” y necesitan ayuda y, en vez de tender la mano, Page “nos ha dado una bofetada” porque, según él, “no comparemos los ayuntamientos con las autonomías”.

“Las comparaciones son odiosas, pero si lo hiciéramos, quizás alguno tenía que salir corriendo de esta tierra para no volver, pero tengan claro una cosa, no son los alcaldes los que deberían irse”, ha aseverado.

Roldán ha recordado que el 12 de marzo, en una comparecencia de Page en la que “se cubrió de gloria”, los castellano-manchegos escucharon un discurso de un presidente “prepotente” que acusó a los profesores de querer irse de vacaciones, reprochó al rector de la Universidad y “entre otras perlas” arremetió contra los alcaldes.

Así, ha dicho que si los alcaldes no hubieran tomado medidas y decisiones que Page tildaba de “incoherentes”, quizás hoy en la región se estaría hablando de muchos más contagios y probablemente muchas más muertes.

Además, ha incidido en que los colectivos se han adelantado a tomar muchas decisiones ante “la pasividad” del Gobierno de Castilla-La Mancha, para el que el Estado de Alarma, en vez de haber servido para dedicar mayores esfuerzos, les ha servido para “anular y suspender responsabilidades”.

Roldán ha afirmado sentirse segura de que todos los colectivos de la región “volverían a dar lo mejor de sí mismos en las peores circunstancias nunca imaginadas”. Por ello, ha pedido a Page que tenga la humildad de “bajar de nivel y ponerse al de los alcaldes y concejales” para “pedir perdón”, ya que “no hay escudo social sin ayuntamientos” y “en lugar de buscar enemigos, debería haberse dedicado a buscar aliados”.

Por último, la diputada regional del PP-CLM ha aseverado que Page se equivocó de estrategia y eligió hacer frente a la lucha contra la crisis sanitaria con una “batalla de desgaste, dejando el tiempo pasar” y las cifras y los hechos han demostrado que “era la peor opción”.

Roldán ha exigido a Page que “cambie de estrategia”, ya que los castellano-manchegos necesitan una “batalla de paso adelante” y no pueden perder “ni un minuto más”, ya que “si volvemos a fallar, muchos ciudadanos se quedarán por el camino y esta región no lo podrá soportar”.