Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha visitado las instalaciones del Servicio Regional del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Castilla-La Mancha, ubicado en Toledo, y se ha reunido con su director, Juan José Peces, y con el jefe del Observatorio Geofísico de Toledo, José Manuel Tordesillas, para conocer los proyectos que este centro de titularidad estatal lleva a cabo y que este año conmemora su 150 aniversario.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

El más inmediato, se le trasladó a Tierraseca en esta visita, es la renovación del convenio con la Junta de Comunidades para la recuperación de las líneas límite de los términos municipales de Castilla-La Mancha. Un trabajo en el que ambas administraciones llevan colaborando conjuntamente siete años y del que próximamente se firmará su continuidad.

El IGN aporta los medios materiales y la Administración regional colabora con parte del soporte económico, todo con objeto de recalcular, con la información jurídica existente y los mapas, por un lado, y con trabajo de campo, por otro, para dar las coordenadas al decímetro. La información resultante, ya actualizada y corregida, queda recogida tanto en papel como en soporte digital.

En la actualidad se trabaja en recalcular las líneas límite de municipios como Puertollano, Miguelturra y La Solana, en la provincia de Ciudad Real, así como Hellín, Almansa y La Gineta, en la de Albacete, entre otros.

Aparte de este proyecto, desde el Servicio Regional del IGN se llevan a cabo también trabajos de vuelos, revisión de mapas (uno de los trabajos más recientes fue el del  autonómico de Castilla-La Mancha), cursos con colegios y universidades o atención a consultas ciudadanas.

Observatorio Geofísico de Toledo

Tierraseca tuvo oportunidad también de conocer los proyectos y la labor que se desarrolla desde el Observatorio Geofísico de Toledo, el único que existe en España junto con el de Canarias, y ahora ubicado en San Pablo de Los Montes.

Un centro especializado en dos grandes ramas de trabajo: la Sismología y el Geomagnetismo. Desde allí, se realiza el control de los datos con observación tanto en el lugar como de forma continua a través de soportes digitales. Otro de sus cometidos es la recopilación de datos para la actualización de la cartografía geomagnética, puesto que, además, el Servicio de Geomagnetismo del IGN de toda España está precisamente centralizado en Toledo.

Las instalaciones del IGN en la capital castellano-manchega albergan también uno de los más completos museos del país, ya que alberga la instrumentación geofísica de los ya desaparecidos observatorios que había en España, con aparatos procedentes no solo de Toledo, sino de Madrid o Almería. Entre ellos, uno de los tres únicos mareógrafos que se fabricaron a nivel mundial en el siglo XIX (España, Francia y Alemania) y del que solo se conservan éste y otro que hay en Marsella. Un recurso que recibe no solo visitas a nivel particular, sino de grupos de escolares, con los que se organizan actividades didácticas, como divertidos talleres.

En el mismo edificio se encuentra también el Archivo Nacional de Datos Geofísicos, creado hace 15 años, con millones de documentos que recopilan los datos que han manejado todos los Observatorios de España desde hace más de un siglo. Los profesionales del centro trabajan ahora en la organización de toda esa información y su digitalización, para conservarlo en soportes más seguros y que garanticen su seguridad y mantenimiento.

El Instituto Geográfico Nacional depende del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.