Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Diario Oficial de Castilla-La Manca publica mañana jueves 9 de enero, la resolución por la cual se convocan, por el procedimiento de tramitación anticipada, las ayudas económicas para paliar los daños relacionados con ataques de lobo ibérico al ganado doméstico en Castilla-La Mancha este año.

Se trata, según ha precisado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, de una política agroambiental importante gracias a la cual se compatibiliza el desarrollo de la actividad ganadera con la preservación de la biodiversidad. Y es que no hay que olvidar que el lobo ibérico es una de las especies incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y como especie en peligro de extinción en el regional.

En concreto, con esta nueva convocatoria, se da continuidad a estas ayudas con un presupuesto de 60.000 euros para 2020, que, unidos a los de ejercicios anteriores, han supuesto cerca de 200.000 euros destinados por el Gobierno de Castilla-La Mancha para este fin desde 2017 con el objetivo de propiciar la coexistencia de las poblaciones de lobo ibérico, presentes en la provincia de Guadalajara, con el normal desarrollo de la actividad ganadera en extensivo tan relevante en estas zonas.

Las cuantías previstas, tal y como consta en la resolución de la Dirección General de Políticas Agroambientales de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que se emite mañana, oscilan entre un máximo 1.500 euros para ganado caprino y ovino, y 2.000 euros para vacuno.

A estas ayudas paliativas se les suman otras medidas preventivas puestas en marcha por el Ejecutivo regional a través de la Orden 4/2018, de 17 de enero, e incluidas en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2014-2020, para la instalación de nuevos cercados fijos o arreglo de los ya existentes, que tengan por objeto la mejora de la seguridad de los corrales y apriscos ganaderos, y que hagan inaccesible su interior frente a intrusiones de lobo ibérico; las inversiones en vallados portátiles para el ganado (teleras) o en pastores eléctricos, así como para la adquisición de perros de raza mastín.