Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Entre las más principales se encuentra la continuación de las Ayudas del FOCAL al que hay adjudicados sesenta millones de euros, que apoya las inversiones en empresas agroalimentarias y cooperativas en la mejora e inversiones de infraestructura y proyectos técnicos, con una nueva norma de prioridades para su adjudicación como las Agrupaciones de Productores, Zonas Desfavorecidas, con un plazo de solicitud de hasta el treinta de enero, que posiblemente se prorrogue un mes más.

Como nuevo programa  se ha presentado el llamado “ Canales cortos y mercados locales”, dotado con un millón de euros y cuyos objetivos tratan de unificar  los productos agroalimentarios en la venta, mediante acuerdos entre los propios productores y sus cadenas de venta para unificar criterios de comercialización en común.

Para el sector vitivinícola la ya conocida línea de VINATI, que apoya las inversiones a realizar por bodegas vinícolas  para la realización de mejoras tecnológicas.

El sector vitícola tiene ya prevista la adjudicación de nuevas autorizaciones de plantaciones de viñedo, con priorización en la adjudicación de los permisos.

También se abre un anteproyecto de “Economía circular”, para la sostenibilidad del medio ambiente con proyectos de reutilización de residuos de elaboración y restos de fábrica, así como reutilización  o reconversión de biomasa, que tendrá su desarrollo en una ponencia organizada por Global Caja.

Otra gran proyecto en el Plan de Desarrollo Regional (PDR) se incluye el reagrupamiento, unión o fusión de cooperativas sin que necesariamente se tengan que desplazar los lugares habituales de entrega de productos, sino unificar las transformaciones y agrupar las producciones, mediante proyectos de unión y comercialización de los productos al objeto de ofertar de forma unificado un volumen de mercado que pueda competir con los grandes empresas de comercialización y aumentar el valor añadido de los productos de cada agricultor.

La posible incidencia del “brexit” propuesto por los ingleses supondrá una menor cantidad de ingresos a la Unión Europea, que puede incidir en los presupuestos de distribución al sector agrario, aunque las ayudas seguirán existiendo.