Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

No terminaremos de alabar y enaltecer el proceso llevado a cabo por los agricultores de Tomelloso en el inmenso trabajo, imaginación y voluntad para poder defender su economía mediante un proceso de autoregulación de su propio potencial económico.

Día de la Constitución Cortes de Castilla-La Mancha

Único ejemplo de esta situación se produjo con la construcción de cuevas por los tomelloseros para el mantenimiento de la economía de su propia familia, lo que ha permitido llevar a Tomelloso a un progreso que hoy en día se puede permitir presumir y que, digámoslo, poco reconocido por parte de otros sectores, porque es necesario afirmar que de forma indirecta fue produciendo y generando otros trabajos, así como la aparición de empresas paralelas del sector que se instalaron definitivamente, factores que es necesario se ponga en valor de una vez.

Consejo Regulador

Pero es curioso que en el proceso de construcción de las cuevas, el agricultor no se conformaba con la construcción de su cueva, sino que se encontraba además orgulloso y, lo que es más, enamorado de su cueva. De tal forma se demuestra con los detalles ornamentales y decorativos que presentan algunas de ellas, que dan la imagen de fidelidad y unión que existía entra la propia cueva y su propietario.

Por mí y por todos mis compañeros Unicef

Estos pequeños adornos de meticulosa precisión y detalle daban a las cuevas un ambiente más festivo, más agradable a la vista y mucha más vistosidad y daba a entender el afecto y el cariño que prestaba la familia al verdadero sustento familiar.

Estas meticulosas curiosidades eran varias y de distinta localización dentro de la estructura de cada cueva.

Entre mucho de los detalles de tipo decorativo podemos reseñar en las cuevas con tinajas de cemento como muy frecuentes adornos en los pilotes de las balaustradas que se solían decorar con pinturas de distintos colores  y dibujos, según gustos. También era frecuente pintar o adornar los empotres del espacio entra dos de las tinajas, donde es frecuente adornarlos con pintura, así como la parte alta de separación de la unión con el inicio de la base de las balaustradas con distintos dibujos redondeados o de formas estrelladas.

Es curioso destacar que no hemos encontrado en ninguna de las cuevas alguna marca, señal, nombre que aluda de alguna manera al propietario, a la familia o algún escudo, emblema o señal identificativa, ni en las tinajas, ni en la entrada, ni en ninguna pared, pudiendo exceptuar en este caso de algunas tinajas de barro que tienen el sello identificativo del constructor, pero no de la familia. En las de cemento tampoco hemos encontrado ningún aporte identificativo, no solamente de la familia o propietario, sino de los mismos constructores que en ningún caso dejaron marca de su construcción como hubiera resultado lógico, -ya sabemos que las tinajas de cemento se confeccionaban dentro de la cueva- , aunque en nuestras visitas  y en compañía del experto José María Díaz, que visitamos juntos, si se puede identificar el constructor, por la forma de la tinaja o de detalles como la bocas que parece que es lo más identificativo, así como detalles constructivos en las balaustradas cuando existen.

Además podemos añadir diversos detalles constructivos como algunos arcos de entrada en cuevas de mayores dimensiones.

A partir de este artículo vamos a dedicar algunos a remitir fotografías de algunos de estos aspectos que iremos desarrollando.

En este primero hablaremos de las balaustradas y de los detalles de los balaústres.