Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Se trata de una finca dedicada al cultivo de la viña, en la que se encuentran edificios destinados a vivienda y alojamiento y una bodega muy antigua donde todo aparece en correcto orden, en correcta presentación y en correcta limpieza y esmerado cuidado.

Día de la Constitución Cortes de Castilla-La Mancha

Juan Navarro y su hijo, tomelloseros los dos, nos han ofrecido la posibilidad de visitar su bodega y hemos aprovechado para pasar una visita al resto de dependencias de las que nos hemos quedado asombrados.

Consejo Regulador

Juntamente con José María Díaz, nos dirigimos a la finca y nos hemos quedado sorprendidos de lo que nuestros ojos han contemplado.

Por mí y por todos mis compañeros Unicef

Para situarnos hemos de decir que la finca se encuentra inmediata al poblado de Colonización llamado Consolación, a pocos metros del final de la localidad en dirección a Andalucía, que fue un pueblo construido por el Instituto Nacional de la Vivienda a semejanza de Cinco Casas y  a unos 12 kilómetros de Valdepeñas.

La finca está dedicada al cultivo de la viña y es muy significativa la antigua bodega de elaboración que es lo que ha provocado la visita. Dispone de un edifico de dos plantas y podemos significar que la zona de almacenes y alojamientos se encuentran en unas condiciones impresionantes en cuanto a su cuidado y atención, con una pulcritud y limpieza inmejorables, lo que dice mucho en favor de sus propietarios.

La atención que nos han prestado nos ha permitido poder contemplar tanto la bodega como el alojamiento y partes de la vivienda en el edificio de dos plantas. Hay que reseñar que la finca primitiva era de mayor superficie, pero una parte tuvo que ser expropiada como consecuencia de la construcción de la actual autovía N-IV de Andalucía.

La bodega es una larga galería de 30 metros que dispone de tinajas de barro y tinajas de cemento, especialmente cuidadas, pintadas y lacadas las de barro, mientras que las de cemento conservan su situación inicial.

El edificio de la bodega es de estructura de madera, muy cuidada y embellecida, teniendo también las pasarelas de protección como la estructura de cerchas y correas que se encuentran totalmente mejoradas y en condiciones que acompañan a la limpieza general de la bodega.

En la propia bodega se encuentran tinajas de barro en número de 11 de una capacidad de 250 arrobas y además 13 tinajas de cemento de 500 arrobas construidas por tomelloseros. Las tinajas de barro se encuentran pintadas y lacadas en perfecto estado con protecciones de madera, al igual que las de cemento que mantienen su estructura según se construyeron.

El suelo es de ladrillo cerámico y las balaustradas también son de madera muy cuidadas. Las tinajas de barro datan de entre los años 1820-1840 y las de cemento, como hemos indicado de constructores de Tomelloso, de los años 1920 en adelante. Todo el conjunto es precioso y se embellece más por un detalle que le da mayor vistosidad como las luces de las lámparas, amparadas por tejas árabes insertadas en las paredes.

A continuación, y a instancias del dueño, hemos visitado las dependencias y los alojamientos, encontrándonos las mismos detalles de decoración y gusto en todas y cada una de las habitaciones, así como el mobiliario que tienen una calidad y además, por tener tener camas, armarios y servicios de edad antigua, pues, según nos asegura Juan, esta casa se encontraba al pie del Camino Real y era un sitio de paso para las familias y cortes reales que se alojaron en algunas ocasiones en esta casa en descanso de sus viajes y que aún se conservan algunos de los curiosos muebles existentes. Así, en la que actuaba de sala de estar aparece una cocina de fuego y un horno para fabricar pan, así como un fuego de hogar de leña en uno de los dormitorios.

Desde luego la visita ha sido más que provechosa y agradecemos a Juan, padre e hijo, la amabilidad con que nos han ofrecido su maravillosa bodega y sus muy cuidadas y preciosas instalaciones.