Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Las lumbreras son la parte de la cueva que da al exterior, concretamente a la calle, tenían varias funciones y fue el lugar exacto por donde se comenzaron a excavar las cuevas. Servían para dar luz a la cueva; para producir ventilación y corriente de aire en el interior y,  además en la mayoría de los casos fue la zona por donde se introducía las tinajas de barro. Al encontrarse en el exterior es frecuente la caída de pequeños objetos de toda clase  que se cuelan procedentes de la calle. En principio las primeras lumbreras se protegían con una tapadera enrejada hecha con resto de llantas de carros y de distintos restos de hierros, así podemos ver algunas cuyo entramado en vez de ser láminas planas son curvas. En muchos casos la lumbrera se cubría con una fina malla  de alambre metálico para evitar la caída de objetos al fondo dela cueva. Cuando era necesario se tapaba totalmente con una chapa metálica que en sus laterales hacía una declinación para en el caso de lluvia el agua no penetrara en la cueva. Esta chapa se sujetaba normalmente a la pared mediante un gancho o clavija y en la chapa una ranura. Las chapas una vez cerradas podían inducir a resbalones o caídas de los viandantes por lo que últimamente ya las chapas se adaptaban con rugosidades para evitar estos posibles  accidentes. Paseando por las calles podemos encontrar distintos modelos que proporcionan la capacidad de imaginación de los tomelloseros para cubrir las lumbreras.

Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19