Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Recorriendo distintos parajes y zonas de localización de bombos  nos encontramos con situaciones  actualmente muy diferenciadas, aunque podemos indicar de forma generalizada que los bombos actualmente no se utilizan de forma habitual y solamente en momentos muy puntuales, pero de todas formas existen aspectos en cuanto a las propias construcciones que podemos comentar.

BOMBOS EN SITUACIÓN DE RUINA

La mayoría de los bombos donde su estructura ya no se puede apreciar porque están derruidos suponen una parte importante de los que hay ahora existentes. Las razones son las naturales forzadas por propietarios que han dejado de explotar sus tierras o también por parcelas abandonadas al cultivo o simplemente que se han ido desmoronando a lo largo del tiempo sin posibilidades de restauración. Estos bombos comienzan a desmoronarse normalmente por su parte superior y generalmente por un lateral de uno de sus muros, que, por efecto de lluvias, van paulatinamente desapareciendo las piedras. Hay que decir que el derrumbe nunca es generalizado y siempre quedan algunas zonas a menos de media altura pero nunca un derrumbe total, mientras que el cerco de la puerta siempre permanece intacto.

BOMBOS EN SITUACIÓN DE DERRUMBRE

Con el paso del tiempo la falta de poder disponer la posibilidad de ir restaurando las pequeñas pérdidas de piedras hace que los bombos vayan perdiendo su estructura y algunos terminan de finalizar su derrumbe, pero, no obstante, la habitabilidad del bombo no desaparece porque aún tiene durante un tiempo la posibilidad de ocuparse. En la mayoría de los casos los bombos se van dejando a su propio destino hasta que terminan cayendo definitivamente.

Bombos

BOMBOS SIMPLEMENTE ABANDONADOS

Son bombos completos que no se utilizan por sus propietarios y corresponde a parcelas que han cambiado de propietario o por fusión de otras parcelas, causado por el proceso de mecanización que ha hecho que las distancias disminuyeran y, por lo tanto, corresponden a bombos más próximos a la localidad.

Bombos

BOMBOS COMPLETOS                                       

Todavía podemos agradecer la existencia de bombos que permanecen en su situación original que incluso se aprovechan todavía como refugio y descanso de las tareas del campo. Normalmente se han adecentado y mejorado algunas de sus estructuras, consolidando piedras y grietas, mejorando entrada y habitáculo y que son los bombos típicos de otros tiempos. Los más interesantes son los que no se han modificado ni embellecido con adornos de ningún tipo, conservando su imagen original.

Bombos

BOMBOS ARREGLADOS

Nos encontramos bombos que no suelen tener un uso agrícola propiamente dicho, pero que sí sirven para utilizarlos en determinadas ocasiones para reuniones familiares y de amistad o para improvisar una comida campera o en otras ocasiones distintas como almacenes de materiales o productos agrícolas.

Estos bombos, hay que reconocerlo, son los que se encuentran en mejor estado de conservación. Incluso decorados, pintados y encalados y mejoradas en sus partes interiores y que suponen un ejemplo de la permanencia de nuestros bombos en el futuro.

Bombos

BOMBOS ACCIDENTADOS

No queremos cerrar al artículo sin reconocer que algunos bombos han sufrido algunos deterioros involuntarios que producen un posterior derrumbe de ciertas partes del bombo y que, por casualidad, hemos podido comprobar que resultan ser  aquellos bombos que se encontraban en el centro de la parcela en cuestión o bien que aun estando en las lindes, la fusión de parcelas en una única, dejaba  localizado finalmente el bombo en el centro de la nueva explotación, lo que produce una sensación no deseable para el futuro de nuestros bombos. Al final estos bombos terminan despareciendo en el amplio sentido de la palabra, pues no se suelen encontrar restos de  ningún tipo, ni vestigios de haber existido.