Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La construcción de bombos era una tarea de verdaderos especialistas que guiados por una intuición y sentido del nivel incorporaban las piedras seleccionándolas de tal forma que iba acoplando cada hilada de manera que definitivamente se acoplaban las distintas piedras y a partir de la hilera siguiente iban igualmente acoplando las distintas lastras de piedra caliza para conseguir un conjunto homogénea, sostenible y estable. Las piedras no seleccionadas se dejaban aparte y se utilizaban como garrujo para rellenar la pared interior con la exterior y formar el cuerpo del bombo.

Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19

Los bombos se construían en plan familiar y de vecinos y no siempre se terminaban en la misma campaña y las piedras eran las propias de la parcela, aunque en algunos casos se traían de otros lugares.

Otro de los aspectos importantes en la terminación del bombo es la construcción del vano de la puerta, existiendo distintas formas de darle la forma adecuada. Así en las distintas puertas que se pueden ver en este tipo de bombos o incluso en cualquier tipo de construcción rural con piedra pueden existir distintos tipos de modelos.

Las más frecuentes son las denominadas adinteladas con tres forma diferentes: dintel tradicional, dintel con ángulo de descarga  y con arco ciego de descarga; con arcos de medio punto; con arco apuntado ; triangular con dos tipos: triangular normal en uve y triangular con arco de descarga.

En nuestros bombos tomelloseros las puertas en su mayoría responden a tres modelos: adinteladas, arcos de medio punto y de medio punto rebajado.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

El mayor número de bombos se encuentran con las puertas en forma adintelada, bien rebajado o con arco ciego de descarga que corresponden  a las fotografías 1,2 y 3. Lo más frecuente es simplemente la puerta cuadrada con lastra  de piedra horizontal.

Otro grupo importante de bombos encuentran sus puertas de  arco de medio punto normal o rebajado en las fotos 4 y 5.

 Las puertas tienen una altura de 1,50-1,60 metros, por lo que en la mayoría de los casos al entrar es necesario agacharse. La anchura oscila entre 70 a 80 centímetros, justo para una persona.

En cuanto al material de las puertas verdaderas las hay de distintos tipos, fundamentalmente de madera, algunas otras de hierro, todas con cerradura de llave y suele ser frecuente que las de hierro se encuentren pintadas generalmente de verde y otras hemos encontrado con resto de piezas de aperos agrícolas como planchas de trilla. Algunas de las entradas a la puerta nos las hemos encontrado tapadas con lonas.

Las puertas normalmente no están al mismo nivel que el suelo verdadero del interior del bombo, sino un poco más alta, por lo que frecuente al pasar tener que descender unos centímetros.

Todos los bombos tienen una única puerta de entrada aunque tengan más de un cuerpo y casi en todos los casos la puerta se encuentra orientada hacia el sur.