Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La diferente distribución de los bombos construidos por los tomelloseros en los distintos términos municipales y en las diferentes localizaciones se debía a varias razones. Ya hemos indicado en anterior artículo que los tomelloseros, debido a  la pequeña superficie de su término municipal y a su gran expansión de cultivo durante años, hacía que adquriieran tierras fuera de su término municipal, habiendo dispuesto de tierras en diecisiete términos municipales: Tomelloso, Argamasilla de Alba, Arenales de San Gregorio, Cinco Casa, Alcázar de San Juan, Pedro Muñoz, Socuéllamos, Daimiel, Ruidera,Campo de Criptana, Villarrobledo, Manzanares, Herencia, Ossa de Montiel, Alameda de Cervera, La Solana y Alhambra, aunque no quiere decir que en todos los términos existan un número de bombos representativos, pero sí que han sido construidos por tomelloseros.

Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19

Indudablemente otro factor que influía necesariamente en la construcción de bombos era la distancia desde el pueblo al lugar de la parcela. En la época de no existencia de maquinaria, sino animales de labor, cuando las distancia eran muy relevantes era normal que el bombo se construyera al menos con dos cuerpos: una para el lugar de cocina y otra para el animal o animales con su pesebre incluido, por lo que los bombos construidos en zonas más cercanas o próximas eran más pequeños, generalmente de una jaula y que servían para refugio y para descanso, incluso para estancias de más de un día.

Los bombos de tomellosoOtro factor que también tenía su influencia en el tamaño del bombo era la superficie de tierra que el agricultor disponía, por lo que algunos bombos, los menos, podían tener hasta cuatro jaulas y también, algo más frecuentemente, de tres jaulas: una para comida y cobijo, una segunda jaula para dormitorio y otra para el ganado. Lógicamente por cada jaula la construcción era similar y disponían de tantas cúpulas como senos, que permitía distinguirlos desde lejos.

Por otra parte también era importante el lugar de ubicación del bombo dentro de la parcela. En unos casos su situación era perimetral, es decir, cerca del camino o de la entrada a la finca y en otros casos en el centro de la parcela o dentro de la superficie. En general podemos indicar que hay más casos que el bombo se encuentre situado en el centro de la parcela que a los lados de las lindes de los caminos. Aunque inicialmente la construcción se realizaba en la situación de partida, algunos bombos hemos encontrado en el centro de la parcela, pero que en realidad su construcción se inició fuera en la linde, pero por unión de parcelas, por adquisición o unión de las tierras terminaron quedándose ubicados en el centro o al menos en el interior de la finca.

Los bombos de tomellosoLa construcción en el centro permitía una mejor ubicación respecto a la superficie de la parcela y un mejor y más cómodo acceso, teniendo en cuenta que la mayoría de los trabajos, excepto el de labor por los animales, se realizaban a mano, por lo que los desplazamientos y descansos permitían un menor movimiento del agricultor en sus desplazamientos.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

Por el contrario las parcelas más alargadas era fácil que la construcción se hiciera en el borde del camino que, aunque tenían menor protección y más peligro de derrumbes y otras circunstancias, permitían una mejor distribución. Ello es comprensible y los mejores bombos conservados son los que se encuentran en el interior de la parcela, mientras que los perimetrales se localizan generalmente en peor situación y posibilidad de abundantes  derribos y hundimiento de techumbres, aunque realmente se aprovechaba más el terreno en los localizados en los extremos de las parcelas.