Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

En un artículo anterior hicimos exposición de  ciertos monumentos de tipo monolítico en forma De pilares o columnas que suelen encontrarse en la entrada de las poblaciones e incluso dentro de las mismas y que denominamos como Cruceros, Picotas y Tollos.

Promoción del turismo gastronómico ante COVID-19

En este caso vamos a describir algún tipo de lo que se podrían designar como monolitos que podemos encontrarnos a pleno campo.

Es indudable que caminando por el campo, montes, senderos o terreno libre de caminos, veredas o lugares de paso es fácil que nos topemos con cierto tipo de edificios, construcciones que muchas veces desconocemos. Lógicamente todos distinguimos lo que son casas de campo, ermitas, casas solariegas y otros edificios de fácil identificación.

Pero también hay veces que aparecen otras construcciones que muchas veces no encontramos explicación.

En este artículo hablamos de dos de ellas, pero además existen otras como pueden ser los aljibes, los bombos tomelloseros, los pilones, los hitos, los mojones, abrevaderos y otros.

Yo compro aquí, yo vivo aquí

La mayoría de los pilares de construcciones tienen la forma de columna que se dedican a delimitar zonas o marcar rutas de caminos que servían para encontrar parcelas, sitios y lugares y en algún caso como lugares de devoción.

Así hemos decidido hablar primeramente de dos de ellas bien diferenciadas en cuanto a su utilidad y aprovechamiento.: los vértices geodésicos y los peirones.

Vértices Geodésicos

Los vértices geodésicos son técnicamente demarcaciones que se utilizan en el Servicio Geodésico Nacional para delimitar zonas y superficies y cada una tiene asignada una demarcación y unas áreas determinadas y sirven de cotas de localización y ubicación de parcelas y lugares rurales. En España hay repartidos por toda su geografía más de 11.000 vértices geodésicos, mantenidos todo ellos por el Instituto Geográfico Nacional (IGN)

 Los vértices geodésicos están representados en el campo o en las ciudades por unos pilares cilíndricos de unos 120 centímetros de altura y de 30 0 40 centímetros de anchura según la categoría del vértice.

En  nuestra zona quedan representados algunos como en el paraje de Marañón, Pedro Malo, Casa de las Delicias, Huerta del Juez y Las Lacenas, convenientemente representados porque cada uno abarca una superficie determinada de hectáreas, geográficamente tienen un número asignado y en el vértice existe una placa metálica que indica su existencia y con la advertencia que su destrucción o deterioro está penalizado por la ley. Su forma es inconfundible y de fácil distinción. En algunas zonas se les denomina pilones.

Peirones

Con este nombre se conocen unos edificios monolíticos que suelen encontrarse en distintas puntos de la geografía, especialmente de la zona de Aragón donde son muy populares, conocidos y abundantes.

No se está de acuerdo de donde proviene el nombre de la palabra Peirón, existiendo distintas interpretaciones semánticas.

Los peirones son típicos y característicos de  la Comunidad Autónoma de Aragón y especialmente se encuentran en las provincias de Zaragoza y Teruel, donde también son denominados Cruces de Término.

Un peirón es una construcción en forma de  columna generalmente cuadrada,  realizada con piedras o ladrillo y recogidas con yeso o con cal. La columna puede ser de distinta altura entre tres a siete metros, en cuya parte superior se encuentra una hornacina  abierta cubierta con un tejadillo y en lo alto un crucifijo.

En la hornacina se solía colocar la imagen de algún santo, sirviendo también como punto de devoción según cada comarca o pueblo.

En principio estos peirones se colocaron en lugares estratégicos que permitían identificar cruces de caminos  o lugares determinados especialmente en caminos principales o límites de término, en general como puntos de referencia e información.

Es indudable que en siglo XXI con la revolución, informática la practicidad de este tipo de referencias de demarcación y de situación tienen un utilización secundaria, pues están siendo sustituidos por la informática y las redes telemáticas y geodésicas, pero normalmente no son destruidas, salvo casos muy excepcionales.