Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Hemos seleccionado este pueblo por conocerlo y haberlo visitado en varias ocasiones por razones familiares.

La comarca de Sayago es un territorio de la provincia de Zamora situada al suroeste de la provincia y al límite con la frontera con Portugal. Son pueblos de un índice de población muy bajo y es posiblemente la comarca española de menor densidad de habitantes. Se divide en dos subzonas Sayago Alto y Sayago bajo, donde se encuentra nuestro pueblo elegido y todas las poblaciones próximas son núcleos de menos de doscientos habitantes, como el aquí estudiado y otros muy próximos como: Torrefrades, Pasariegos, Alfaraz o Carbellino y donde la localidad de mayor población por esta zona es el municipio de Almeida de Sayago, con aproximadamente 479 habitantes.

Con ello seguimos recordando pueblos que no han desparecido pero están a punto de hacerlo. En esta ocasión, como hemos indicado,  seleccionamos esta localidad, situada en la provincia de Zamora.

 En la actualidad tienen 26 habitantes y podemos decir que es un pueblo tranquilo cuyos  habitantes son personas mayores aunque existen matrimonios jóvenes con hijo, que se decidan a la agricultura y explotan las tierras del término municipal.

El pueblo es llano de calles amplias y varios cortinos sin construir. Toda la zona se encuentra acogida desde hace muchos años al proceso de Concentración Parcelaria realizada por el IRYDA, por lo que las parcelas son de lotes homogéneos.

La localidad dispone de una iglesia parroquial con varios grabados de la época romana y la imagen del Cristo del Amparo datado del siglo XII y del Cristo atado a la columna del siglo XVIII.

Dispone de una fuente de carácter romano denominada: “Fuente del Beber” aunque actualmente se encuentra muy deteriorada.

La zona evidentemente se dispone  rodeada de pequeños núcleos de población, pero sin embargo no existe un abandono de las tierras de cultivo, pues las superficies cultivadas son generalmente de cereales, lo que permite una mecanización que ahorra tiempo y permite explotar mayores superficies.

Desde luego la zona es de pueblos tranquilos, con una buena climatología y donde vivir es una placer.