Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Este municipio tiene  muchas características muy diferentes de otros y con peculiaridades que le hacen ser un caso muy especial, porque así lo es realmente.

Nuévalos se encuentra localizado en la provincia de Zaragoza y cuyo acceso puede realizarse a través  de carreta desde la autovía a Zaragoza, con desvío bien desde  la localidad de Calatayud o también desde Ateca.

El municipio alberga tres pequeñas poblaciones: La Tranquera, Lugar Nuevo y Monasterio de Piedra.

Efectivamente este pueblo disponía de una población de 1000 habitantes a principios de siglo y actualmente dispone de unos 350 habitantes, si bien su mayor caída demográfica se produjo en 1959 cuando se construyó el llamado Embalse de La Tranquera.

Nuévalos fue un pueblo agrícola que vivía del cultivo de cereales, de la viña y de la ganadería.

Lo curioso es que lo que parecía haber sido una mala noticia  por la construcción del Embalse de la Tranquera, que derrumbó la población, sin embargo es una de las ciudades más visitadas, toda vez que al estar en un lugar estratégico como el Monasterio de Piedra, es muy visitada por turistas y excursionistas, lo que produce que de la posible despoblación integral del pueblo, actualmente se mantiene una necesaria estabilidad de vida por sus habitantes.

El Monasterio de Piedra es uno de los lugares más visitados de Zaragoza, no solo por le Monasterios en sí,  que es de propiedad privada y se utiliza como lugar turístico, sino también por su Parque natural y sus famosos   entornos llenos de cascadas, de saltos de agua como la Cola de Caballo de 50 metros.

El pueblo es muy antiguo porque ya se conoce su existencia desde los celtíberos por haber encontrado yacimientos, pero cuando en realidad su conocimiento se produce de forma significativa es a partir del siglo XII, cuando adquirió la categoría de señorío, concedida por Ramón Berenguer IV y el núcleo urbano dispone  de la Iglesia de San Julián, un castillo histórico en ruinas, una torre y varias ermitas.

El paisaje en Nuévalos es muy interesante pues al estar rodeado por dos ríos: el Piedra y el Ortiz, con distintos saltos de agua y cavernas, el Monasterio de Piedra, de los monjes cistercienses y el embalse de la Tranquera, hace que las posibilidades  para turistas y visitantes sea de lo más interesante.

 En el pueblo existieron fábricas de aguardiente, molino harinero y se dispuso de unas salinas hoy abandonadas, lo que indica que era un pueblo con muchas posibilidades, pero que a pesar de la construcción del Embalse, sigue teniendo seguras opciones de no desaparecer por despoblamiento, pudiendo afirmar que su seguridad es muy positiva.

Recomendamos especialmente la visita a este lugar, al que he tenido la fortuna de haberle visitado en varias ocasiones.