Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La localidad de Villanueva de La Jara está lejos de recuperar la normalidad tras la tormenta que descargaba, el pasado viernes, en poco más de 20 minutos un total de 90 litros por metro cuadrado en el municipio. Su alcaldesa, Mercedes Herreras, se ha dirigido a todas las instituciones que, de una u otra forma, tienen responsabilidad en ayudar a que todas las infraestructuras y lugares dañados se recuperen lo antes posible, “he pedido una reunión con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, para que asuman, dentro de las competencias que tiene esta entidad, su responsabilidad en el desbordamiento del río y la respuesta ha sido inmediata. Tenemos cita para el próximo 4 de octubre y evaluaremos los daños ocasionados por el desbordamiento del río para empezar a actuar de inmediato”, explicaba la primera edil, quien instaba al resto de instituciones la misma celeridad en la resolución de este grave problema, “necesitamos que nos envíen, maquinaria y efectivos que nos ayuden a paliar el daño causado. He insistido mucho en que el arreglo de caminos, por ejemplo, se lleve a cabo pronto, siempre son necesarios en buen estado y más en esta época de vendimia. El arreglo y limpieza de las zonas anegadas por el agua es importante que se haga lo antes posible no solo para que los vecinos recuperemos la normalidad en nuestro día a día sino en previsión a que podamos sufrir nuevas tormentas que agraven la situación”, manifestaba. Precisamente la portavoz del Grupo Popular en la Diputación, Clara Plaza, recorría estos días estos días la zona junto a la alcaldesa y pudo comprobar los tremendos estragos causados por el agua.

Día de la Constitución Cortes de Castilla-La Mancha

 

Consejo Regulador

Herreras Fogarty recordaba cómo el pasado viernes su municipio se veía afectado por una fuerte tormenta “enseguida empezó a entrar agua en naves, viviendas, negocios. Quiero agradecer de manera especial a Protección Civil de Villanueva de la Jara su labor, ayudando a los vecinos y colaborando con los servicios de Emergencias”. La alcaldesa relataba como los efectos del agua pronto afectaron a la carretera de Iniesta y Motilla, “que se tuvo que cortar” y cómo toda la noche del viernes y la mañana del sábado la principal tarea de los vecinos de La Jara fue la de achicar agua. “También se desplazaron pavimentos de calles recién asfaltadas, se inundaron caminos de acceso, muchísimos cultivos se destrozaron, incluso la piscina y la oficina de turismo también sufrieron desperfectos”, seguía relatando la alcaldesa.

Por mí y por todos mis compañeros Unicef

 

La pedanía de la Ribera de San Benito también sufrió los efectos de la tormenta. A primera hora de la mañana del sábado, la alcaldesa se desplazaba al lugar para prestar la ayuda que los vecinos pudieran necesitar y comprobar los daños ocasionados. “Tal y como está el paraje no vamos a poder celebrar todos los actos de las fiestas que deberían tener lugar este fin de semana. La zona donde la gente acampa está inundada”, declaraba Mercedes Herreras, “tenemos que priorizar la seguridad. Si que celebraremos la misa en la ermita ya que, desde el Ayuntamiento, vamos a acondicionar el camino que lleva a ella y que se ha visto muy dañado”. La alcaldesa también lamentaba que el agua derribara parte de un puente centenario que linda con el vecino municipio de El Picazo y reiteraba su petición de ayuda también para la Ribera, “deseamos que llegue cuanto antes la normalidad y pedimos a las instituciones que nos ayuden porque nosotros podemos arreglar un poco el camino para llegar a la ermita, pero necesitamos efectivos, maquinaria en condiciones para poder dejar la Ribera como tiene que estar”, concluía.