Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Se encuentra situada en el céntrico y popular barrio de La Latina de Madrid, en un lugar estratégico muy próxima a accesos populares, como zona de El Rastro, calle Mayor, Plaza de la Viña y calle Segovia. Las calles que tienen acceso a ella son: calle de la Cebada, calle Toledo y calle de Las Maldonadas. La historia de este mercado es muy interesante por sus numerosos procesos ocurridos hasta su configuración actual.

Se denominó Mercado de la Cebada porque era el lugar donde se llevaba la cebada a la venta, además de otros productos como legumbres y productos del cerdo. Especialmente, aparte además de su venta por los agricultores, se llevaba cebada para cernerla y seleccionarla para los caballos del rey y el resto para los del Regimiento de Caballería. En sus inicios era un lugar abierto con numerosos puestos de comercio y según los datos obtenidos en el centro de la misma se encontraba una hermosa “fuente con cuatro osos que vertía el agua sobre cuatro tazas en lo alto de una columna”, llamada Fuente de la Abundancia y posteriormente sustituida por la Fuente del Endimión y sus principios datan de inicios del siglo XVI.

El lugar, y a partir del siglo XVII, se fue utilizando para distintos festejos y ferias y mucho más cuando a finales del siglo XIX fue utilizada de lugar para muerte a garrote vil o a ahorcamiento, siendo los más famosos el del  General Riego y a garrote vil el de Luis Candelas.

En un segundo período, ya en 1870, se realizó la primera construcción de un recinto cerrado de dos pisos teniendo como materiales una estructura de hierro y cubiertas las zonas vacías con cristal y fue inaugurado por el rey Alfonso XII en el año 1875.

En una segunda fase se produjo su derribo como consecuencia de los graves problemas de salubridad que databan sus instalaciones y de ello se hizo famoso el conocido Motín de las Alcachofas, cuando a finales del siglo XIX se rumoreó que algunas de las hortalizas estaban produciendo enfermedades por su mal estado sanitario, lo que hizo que los responsables administrativos decidieran que se cerrara a la venta todos los productos del mercado. Al gobernador civil de Madrid, Raimundo Fernández Villaverde, se le ocurrió acudir a las instalaciones y fue recibido con una lluvia de todo tipo de verduras y hortalizas, principalmente de alcachofas, de ahí su nombre. Finalmente se acordó una solución entre ambas partes.

Por estas causas de salubridad y sanidad se construyó un nuevo mercado que es el que actualmente existe, derribando el anterior en 1956 y el actual se construyó en 1958.

Posteriormente se ha adornado con dibujos y pinturas sus dos arcos y fachada, que actualmente se puede contemplar en su lugar de situación.

¿Y ustedes se dirán qué tiene que ver esta Plaza con La Mancha? Pues muy sencillo, que el lugar donde se encontraba en el siglo XVI esta Plaza su titular era la Encomienda de Moratalaz correspondiente a la Orden de Calatrava. Esta encomienda era un gran territorio con varios alfoces que rodeaban los actuales pueblos de alrededor de lo que actualmente es el famoso barrio Madrileño de Moratalaz.

Esta es parte de la historia de esta conocida, famosa y popular Plaza de la Cebada de Madrid.