Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

AlfonsoVI of Castile.jpgNo seré yo el que intente hacer una biografía del rey Alfonso VI, conquistador de Toledo en el año 1083, entre otras cosas por no tener ninguna justificación posible. Pero, como aficionado a la lectura y sobre todo a la histórica, si puedo decir que me han resultado curiosos y hasta anecdóticos algunos de los acontecimientos globales de su vida, que es posible hayan pasado desapercibidas.

Particularmente me ha parecido especialmente interesante su  trayectoria familiar, antes que la política o la militar, y en ella nos ocuparemos.

Fernando I de León y Sancha tuvieron cinco hijos: dos mujeres y tres hombres, entre ellos el futuro Alfonso VI. A excepción de su hermana Urraca, con la parece ser tuvo buenas relaciones, con los otros tres fueron más bien poco agradables, pues con sus dos hermanos estuvieron siempre de guerras y peleas por los dominios de las tierras asignadas en herencia e incluso con serias dudas sobre el fallecimiento de estos dos hermanos.

Como ahora se dice fue presunto instigador de la muerte de su hermano Sancho (léase Jura de Santa Gadea) y fue el que condujo a la muerte a su otro hermano García, al que condenó en vida.

Su vida familiar no pudo ser más calamitosa, aunque para aquellos tiempos no pudiera calificarse como tal. Tuvo siete mujeres en su vida, cinco de ellas verdaderas esposas y dos tenidas como concubinas.

Este rey tuvo seis hijos, (en realidad fueron once si contamos los cinco que tuvo con su segunda esposa que murieron muy jóvenes), únicamente un varón de todos ellos con la mala suerte que fue muerto en la batalla de Uclés y además era hijo de la famosa Zaida, hija de Al-Mutamid de Sevilla, que no era su esposa natural.

Históricamente es dudosa la procedencia del resto de hijos a excepción de la futura reina conocida por todos como doña Urraca, concebida como el matrimonio religioso con Constanza de Borgoña, porque las otras cuatro bien pudieron ser concebidas por Ximena Muñoz y por la dudosa Isabel que, como ya mencionamos, era esposa no matrimonial.

Prosiguiendo con el tema familiar, sus relaciones con las diferentes esposas no fueron muy de alabar.

Con la primera su matrimonio únicamente duro cinco años por fallecimiento de Inés de Aquitania, sin descendencia.

Posteriormente Alfonzo VI mantuvo relaciones extramatrimoniales con Ximena Muñoz de la que tuvo dos hijas, una de ellas Teresa que fue madre del futuro rey de Portugal (con la que tuvo unas muy malas relaciones con su hermanastra Urraca) y la otra de nombre Elvira.

Con la segunda las relaciones fueron muy tormentosas por las constantes infidelidades del rey y de los seis hijos solamente sobrevivió Urraca, la futura reina.

Su tercera esposa, llamada Berta, de la que se tienen muy pocas noticias sobre su comportamiento matrimonial entre ambos. No tuvieron descendencia.

Por fin llegamos a una duda histórica. La segunda concubina del rey se llamaba Zaida que era nuera del rey de la taifa de Sevilla y que tuvo que refugiarse en el reino de Alfonso VI por la invasión de los almorávides y que se convirtió en su amante. Por otro lado, la otra reina denominada en los escritos y referencias documentales como Isabel, cabe la duda de que fuera la misma Zaida que al convertirse al cristianismo se puso ese nombre. No obstante se admite que de la tal Isabel tuvieron dos hijos reconocidos: Sancha y Elvira y al hijo Sancho, ya mencionado y fallecido en la batalla de Uclés, se le atribuye  ser descendiente de Zaida.

Y por último condicionamiento familiar, Alfonso VI contrajo matrimonio con una francesa Beatriz, al objeto de conseguir un sucesor varón a la corona, pero no tuvieron descendencia y el rey murió dejando el testamento real en manos de Urraca.

Todos conocemos las constantes desenlaces y avatares de aquella época convulsa por el dominio de los territorios cristianos y las continuas invasiones de los almorávides produciendo una dinámica actitud guerrera y militar de este rey, pero si además añadimos el maremágnum aquí narrado, no podemos entender si la vida familiar de la Edad Media de los reyes, y en especial de Alfonso VI, debió ser como ahora lo concebimos, pero sí es evidente en que en sus sesenta y siete años de vida años de vida y cuarenta y cuatro de reinado debió ser verdaderamente agitada.

En resumen: cuatro hermanos; siete mujeres y once hijos reconocidos.