Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Guerrillero conocido como Merendón (que era realmente su apellido) nació en la localidad de Dos Barrios, donde su padre ejercía de médico. Posteriormente se trasladaron a Madrid y allí, Antonio Merendón Mondéjar, se quiso apuntar como cadete a los 14 años y después de dos años de estar admitido en la lista sin poder entrar, se cansó y se alistó con 16 años de soldado en el Batallón de Madrid y desde allí es trasladado a Cuba.

Dos Barrios

Durante su permanencia en Cuba fue ascendido a cabo segundo en una primera ocasión, pero sus continuas peripecias consiguieron que fuera arrestado por mal comportamiento y desobediencia, pues tenía tendencia a actuar de forma individual y ya incluso llegó a tener un consejo de guerra por abandono de servicio y por robo con violencia a la hacienda pública y estuvo encarcelado, pero en ese tiempo comenzó la llamada Guerra Larga de Cuba y se volvió a incorporar y por sus actos llegó a obtener el grado de sargento primero. Posteriormente estuvo presente en el conflicto de Puerto Príncipe, pero volvió a realizar actuaciones fuera de la norma militar y fue degradado a soldado. No obstante fue distinguido con el galardón Benemérito por la Patria.

Durante un tiempo de este periodo estuvo hospitalizado por la pérdida de un ojo y por herida de puñal y, antes de regresar a España, fue condecorado con la Cruz Roja de plata al mérito militar y fue licenciado.

Otra de sus muchos hechos narra que al volver a España en el año 1872, con 23 años, quiso que se le reconociera el grado de alférez, para lo que falsificó firmas, papeles y documentos y estando ya realizada la documentación para proceder a su reconocimiento fue acusado por estos hechos y se dictó orden de caza y captura.

MerjalizaComo consecuencia de haberse producido  la tercera Guerra carlista entre los partidarios del rey Carlos VII y el ejército republicano, e intentando evitar que fuera capturado se fue al monte constituyendo una partida guerrillera con gentes de todo tipo de Madrid y comenzó sus actuaciones en favor de los carlistas en las provincia de Toledo y Ciudad Real, pero perseguido tuvo que refugiarse en Madrid. Al poco regresó formando una cuadrilla importante de soldados que se pasaron al bando carlista, consiguiendo que fuera nombrado jefe del Estado mayor del ejército carlista en La Mancha, y aliado con el veterano general carlista Mergeliza, donde intervino en distintas acciones en las localidades de Consuegra, Malagón, Porzuna, Piedrabuena, la de Arroba de los Montes y Ciudad Real, llegando a dispones de cuatrocientos hombres a su cargo, incluso haciendo una incursión pasando  a Sierra Morena y Córdoba.

No obstante, las fuerzas republicanas fueron cerrando el cerco y finalmente en un encuentro en los alrededores de la localidad de Porzuna con las tropas republicanas, murió de un balazo en la cabeza.

Además de su historial existieron, entre otras, dos características que hicieron que Merendón fuera diferente del resto de bandoleros o guerrilleros de esa época. Una de ellas es la costumbre que tenía de enviar noticias a los periódicos y publicaciones de la época con informaciones de sus actuaciones, de las que existe bastante bibliografía y documentos y además la calificación que hicieron de su persona incluso sus propios enemigos, reconociendo que ser una persona de grandes principios y actuaciones alejadas de la venganza personal.