Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Hemos elegido esta calle en  Madrid por sus peculiaridades.

La calle San Bernardino está situada en el centro de Madrid, detrás de la Plaza de España y parte desde la Plaza de Cristino Martos y finaliza en la Plaza del Conde de Toreno, hasta el cruce con la calle Amaniel, estando atravesada por las calles del Limón, Juan de Dios, calle Ponciano por la izquierda y las calles San Leonardo y Dos Amigos por la derecha.

 En cuanto a su nombre hemos de recordar que San Bernardino fue un monje franciscano italiano de mediados del siglo XV y que predicó durante prácticamente toda su vida la fe cristiana en su país y que fue santificado canonizándole el papa Urbano V. Su fiesta se celebra el 20 de mayo. Es patrono representante de la publicidad, la ludopatía, y los medios de comunicación y de los problemas respiratorios.

Se le representa con un manto de franciscano y tres mitras a sus pies, que representan las tres ocasiones en que renunció al cargo de obispo y en sus manos sostiene un crismón del que salen rayos.

 La calle que nos ocupa tuvo anteriormente el nombre de calle de San Joaquín y de La Puebla, pequeño poblado absorbido por el crecimiento de la población.  Su nombre actual es como consecuencia de la existencia en su tiempo de un convento advocado a este santo, hoy desaparecido. Durante mucho tiempo se ha caracterizado por disponer de numerosos bares y tascas típicas de Madrid, habiendo existido una famosa buñolería y una famosa tahona que aún puede verse su inscripción en la pared. El edificio más importante es sin duda  el Palacio del Marqués de Santa Cruz y que actualmente se utiliza como edificio de viviendas.

Además podemos incluir la Casa de los Montano, un edificio de viviendas que fue el lugar de la construcción de los famosos pianos  Montano y de salones de bailes y reunión, del que en su planta baja aún se conservan las taquillas de entrada y una exposición de cuadros de Zuloaga, estando abierta al público con ese nombre.

El primer tramo de la calle está casi repleta de restaurantes de comida exótica y según relaciones: comida china, tailandesa, persa, hindú, indonesia.

En otro tramo de la valle existe una pastelería, una tienda de arreglo de ropa y otra tiende de aparatos musicales.

En muchos de sus tramos existen pensiones (Luis de la Cruz, 2009).

En la Plaza de Cristino Martos existieron las sedes de varios sindicaros, siendo el más conocido el del Sindicato del Vidrio.

En la calle San Bernardino, 4 existe un parking.