Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La historia o leyenda de esta santa se mezcla en las relaciones que se han hecho sobre su persona. Sin tener que definir una postura u otra he tratado de resumir de la forma más sencilla su trayectoria desde su nacimiento hasta su muerte.

Quiteria fue hija de una mujer llamada Celsia, casada con  un gobernador que era descendiente  de Julio Emperador, señor de Galicia y Portugal y profesaba a los dioses de los romanos. Tuvieron  nueve hijas y el padre, pensando que le estaban engañando, le dijo al aya que las echara al río. Pero el aya era cristiana y buscó otras compañeras para que cuidaran de las niñas inculcándoles la fe cristiana y después fueron reconocidas por sus padres.

Cuando tenía trece años se le apareció un ángel y la dijo que se recogiera en la montaña de Oria y hacia allí se encaminó Quiteria pasando un tiempo en oración. Disgustados sus padres por su ausencia encomendaron que regresara y así lo hizo Quiteria, pero un día le comunicaron que habían decidido casarla con un joven también pagano como sus padres.

 Quiteria se recluyó y consultó con su ángel que la dijo que huyera y llevara compañía porque era muy joven. Llegando a la ciudad de Anfragia, donde la reina Senti guardaba un enorme tesoro en el río, Quiteria le afeó su conducta y Sentia la encarceló, pero mientras duró su encarcelamiento realizó numeroso milagros por lo que Sentia al final se pasó a la religión cristina y Quiteria se retiró a la montaña Columbana en oración.

Pero por otro lado su padre y el muchacho que iba a casarse con Quiteria decidieron ir a la ciudad y posteriormente a la montaña donde mataron a Quiteria y en ese momento Quiteria recogió  su cabeza y se marchó donde al ángel le indicó. Además el padre y el novio subieron a la montaña y mataron a todos los compañeros de Quiteria.

Se cuenta que un cristiano llamo Liberato, enterado de todos los acontecimientos, subió a la montaña y recogiendo sus restos los enterró en la iglesia de San Pedro.

Cuentan que comenzaron a ocurrir milagros delante del sepulcro y al final su padre y el enamorado se convirtieron a la fe cristina y se quedaron en la montaña hasta que fallecieron y quedaron enterrados al pie de las tumbas de los compañeros de Quiteria.

Los atributos adjudicados tienen todos relación con la enfermedad de la rabia de los perros y representa a la santa protectora de  estos animales, porque se dice que todos se calmaban en presencia de ella.

Varias poblaciones de España y Francia se reparten la posesión de sus reliquias. Así en Francia en Gironda y Burdeos y en España en la localidad de Marjaliza (Toledo); Burlada y Tudela (Navarra) y Lanuza en Huesca  y por otra parte los portugueses lo reclaman por encontrarse en el monte de Pombiero, cerca de la población de Coimbra.

La advocación a su culto fue introducido en España por el obispo Bernardo de Agén, que la hizo patrona de la localidad de Sigüenza.

Su imagen aparece llevando su cabeza en las manos. En el siglo XV  aparecía con un diablo de forma humana sujeto con una cadena al cuello. Posteriormente  con un perro rabioso con la lengua fuera o también con un perro o dos con la cabeza agachada en posición de sumisión.

Se la conoce por llevar un corte en el cuello, las cadenas y la espada o cuchillo, que se refieren al martirio con el símbolo de la rama de palma que lleva.

Su nombre quiere decir “la roja” y su festividad se celebra el 22 de mayo.

 Su imagen se venera en 23 poblaciones de la región de Castilla – La Mancha.

En Tomelloso disponemos de una calle con el nombre de esta santa de 456 metros de longitud.