Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Desde hace ya muchos años siempre he sentido la curiosidad de esclarecer la extraña, pero sorprendente, generación de la familia de los Peñasco, por su gran popularidad en Tomelloso en relación a sus dos personajes principales: don Víctor Peñasco y su segunda mujer doña Crisanta Moreno, tan agasajada en nuestra localidad. También desde tal tiempo he intentado enlazar la trayectoria genealógica de esta familia con el hundimiento del famoso Titanic.

Este pequeño trabajo no pretende ser una tesis doctoral ni nada parecido, simplemente me he limitado a recopilar variada información de distintos lugares, publicaciones e informaciones que creo que me han permitido hacerme una idea clara de este enredado hecho histórico y que ha dado lugar a muchas confusiones y temas polémicos.

En primer lugar he conseguido - no sé si bien o mal - reconstruir el árbol genealógico de la familia Peñasco, que indudablemente está muy relacionado con La Mancha y especialmente con Ciudad Real en dos, yo diría tres, localidades: Tomelloso, Ballesteros de Calatrava y Valdepeñas.

Para empezar les incluyo el árbol genealógico que he conseguido reconstruir - si así se puede llamar el que les presento - de esta saga familiar, que como todos sabemos debió ser bastante rica y muy afín con los poderes de la época de los últimos cincuenta años del siglo XIX y, por empezar por algo, hemos centralizado el trabajo poniendo como personaje principal e inicial, a don Víctor Peñasco y Otero, como generador de todo el proceso y que como muchos saben fue concejal del Ayuntamiento de Madrid, Comendador de la Orden de Isabel la Católica y amigo íntimo del general Prim y, por lo tanto, un personaje muy importante de aquella época y que residía en Madrid en la calle Fernando el Santo, hoy con el número diez, en un palacete que hace chaflán, esquina a la calle Zurbano, que aún existe y que lo mandó edificar al famoso arquitecto Vicente Miranda en el año 1879. Tal señor no fue benefactor de Tomelloso, ni llegó a visitar nuestra localidad, sino su segunda esposa Doña Crisanta Moreno que fue la que adquirió el solar y la posterior construcción del asilo que encargó a un sobrino suyo.

También aclarar que la persona que desapreció en el hundimiento del Titanic fue un nieto suyo.

Bien, hechas estas pequeñas premisas, les pasamos a añadir el árbol genealógico de esta familia que espero sirva para aclarar este enredo, si es que así se puede llamar.

Hay que tener en cuenta que todo el proceso histórico de los acontecimientos desde don Víctor hasta el fallecimiento de los que podíamos decir personajes involucrados en este informe, cubre un espacio de tiempo de más de 100 años, concretamente desde la mitad del siglo XIX hasta pasada la segunda mitad del siglo XX, comprendiendo desde el reinado de los Borbones, con sus alternancias, hasta finales de la dictadura de Francisco Franco, pasando por la dictadura de Primo de Rivera, Segunda República, y Guerra Civil, si tenemos en cuenta que la última que subsistió en nuestro período hemos considerado la muerte de María Josefa de la Cruz(Pepita) en 1972.

Y resulta curioso, en casi todo el proceso, que las ciudades de Castilla-La Mancha han marcado una inclusión en cuantas actividades se han desarrollado en el conjunto de la vida familiar de los Peñasco y, aunque seguramente quedan muchos flecos sueltos y que puedan ser interesantes, hemos intentado compendiar y resumir lo que nos ha parecido más directamente relacionado con nuestros pueblos manchegos.

Como podemos comprobar existe una gran relación de esta familia con Tomelloso porque en primer lugar la mujer de don Víctor era tomellosera, es decir, doña Crisanta Moreno de una familia humilde con muchos hermanos y casualmente una de sus hermanas fue a casarse con Laureano Castellana, tuvieron una hija llamada Purificación que se casó con un hijo de don Víctor Peñasco llamado Hilario, que es el único de la familia que tiene dedicada una calle en Madrid, concretamente en el barrio de Canillejas, que anteriormente se llamaba la calle del Carbón. El matrimonio formado por María de la Concepción Moreno Martínez y Laureano Castellana Ramos, que era un médico que ejercía como tal en la localidad de Ballesteros de Calatrava, dieron a luz a tres hijos entre ellos a la mencionada Purificación Castellana Moreno, en el  mismo pueblo de Ballesteros de Calatrava, aunque luego se trasladaran a Valdepeñas. Del matrimonio de Purificación e Hilario nació el otro don Víctor Peñasco que fue el que desapareció en el Titanic.

De esta manera parece que es más fácil entender el extraño engranaje y la sorprendente historia de nuestra doña Crisanta y de nuestro don Víctor Peñasco.

Curiosidades

… Tanto don Víctor Peñasco como doña Crisanta Moreno se casaron siendo viudos de sus anteriores matrimonios y doña Crisanta ya se casó de mayor, pues tenía treinta y cuatro años y, también curioso, las dos mujeres que se casaron con los sucesivos hijos de don Víctor Peñasco se volvieron a casar después de enviudar.

… Cuando se casaron don Víctor Peñasco, ya aportó dos hijas de su anterior matrimonio con María Dolores Lozano y Marqués.

… Aunque por muchas personas es conocido el caso de la segunda boda de María Josefa (la del Titanic) - Pepita, para su marido - que para poder contraer matrimonio de nuevo después de la desaparición de su marido, tuvieron que conseguir un documento falso para demostrar que don Víctor había fallecido.

 … Nos es también reconfortante que doña Crisanta, que se fue a vivir a los catorce años a Madrid, conociera y se casara con este hombre, pues indirectamente nos favoreció por acordarse de su pueblo natal.

… También hay que decir que el matrimonio entre  Purificación y Laureano fue prolífico pues tuvieron nueve hijos, de los que sobrevivieron cuatro; ya es conocida la problemática de las fiebres y del cólera y también de la gran mortandad de niños en aquella época.

… Es indudable que toda la familia, así como la mayoría de los hijos, gozaban de una buena posición económica y dispusieron de notables influencias, teniendo titulaciones como médicos, abogados, políticos y militares y en el caso del segundo matrimonio de Purificación con Julián Suárez Inclán y González Villar, fue todavía mayor ya que, también viudo, su primera mujer era hermana del famoso José Canalejas con la que Purificación tuvo contactos familiares.

 … Peor suerte no pudo tener su esposo Hilario, el hijo de don Víctor y Ana de la Puente, pues falleció el mismo año que su padre a la edad de 34 años, dejando tres hijos de su matrimonio.

… Desconocemos realmente los verdaderos hechos del hundimiento del Titanic, pero ha prevalecido la valerosa y honrosa acción de que don Víctor Peñasco y Castellana permitiera a su esposa y a su doncella entrar en el bote salvavidas a ambas, en un gesto que ha quedado reflejado en los documentos con la frase “Adiós, Pepita, que seas feliz”.

… A estos pequeños retazos de la vida de los Peñasco añadimos otra connotación manchega, pues la doncella Fermina Oliva Ocaña era también manchega, concretamente de Uclés en Cuenca y, como todos sabemos, también se salvó del hundimiento del transatlántico Titanic en 1912 y fue la persona que más años vivió de los que se salvaron del naufragio.

… Resulta también curioso para nuestros tiempos que el viaje de novios de don Víctor y María Josefa durara casi un año y medio recorriendo Europa sin haberles tocado la lotería.