Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Y así fue. En esta batalla, que todos conocemos como “La Batalla de Uclés”, después de otras tres anteriores más, también ganaron los almorávides. Por supuesto sin entrar en detalles bélicos y otros hechos históricos, hemos querido hacer, como en otras ocasiones, de cronista de las importantes curiosidades que acontecieron durante todo el proceso del desarrollo de los acontecimientos puramente bélicos.

EL PRESUNTO CULPABLE

Ignoramos si el planteamiento militar de la estrategia de ataque fue la correcta o no y si los cristianos se equivocaron en la posición de los soldados, que sería lo lógico para justificar la derrota tenida. Pero parece ser que no fue así, porque en la primera brecha que hicieron los almorávides en las filas cristianas se produjo precisamente por la debilidad de la zona central, justo en el lugar donde se encontraba el personaje a quien se considera culpable de la derrota y que no era otro que el hijo de Alfonso VI -recordemos que era hijo ilegal, aunque reconocido, de la tal Zaida, amante del rey- llamado Sancho, lo que indujo a que el resto de condes que participaban quisieran proteger su figura, con lo que se produjo un desconcierto en las tropas cristinas que hicieron prosperar los ataques de los musulmanes hasta hacer huir a los cristianos, ni sin antes quedar en el campo de batalla una ingente cantidad de muertos. Sancho no murió en la batalla, sino que quedó herido para fallecer asesinado posteriormente en el castillo de Belinchón.

Pero ahí no queda la cosa, sino que, como consecuencia de su fallecimiento, el rey tuvo que nombrar a Urraca como reina de León y Castilla, que, como es conocido, tuvo también un reinado que podríamos llamar de inhóspito, pues se produjeron las luchas con su propio marido y con su hermanastra Teresa y posterior independencia de Portugal por su hijo.

LA CABALLERÍA

Otra curiosidad encontrada es la función de la caballería. Parece ser que los almorávides utilizaron caballería ligera y los cristianos caballería pesada y ahí se encuentra lo anecdótico. La caballería pesada era muy eficaz en los ataques porque los animales eran más potentes y recios, atacando con más fortaleza y así fue en los primeros ataques cristianos, pero…,¡amigo!, cuando es necesario plantearse la retirada la caballería ligera corre a más velocidad y eso mismo les pasó a los cristianos al tener que huir, que fueron alcanzados y muy pocos cristianos pudieron salvarse de la masacre.

LOS MUSULMANES TRAIDORES

Aquellos que vivían en poblados o poblaciones castellanas influyeron también en los acontecimientos, Estos mudéjares al saber la presencia cercana de los almorávides también se aprovecharon para asesinar a cristianos permitiendo una mayor facilidad de penetrar en los refugios cristianos y se supone que fueron estos precisamente los que terminaron de asesinar al Sancho, el hijo del rey, que, por cierto, este chaval (pues no se pueda calificar de otra manera) tenía unos catorce años de edad.

CONCLUSIÓN

Que es posible deducir que la derrota sufrida en la batalla de Uclés no fue como consecuencia de una victoria bélica de enfrentamiento entra dos bandos -aunque realmente la pelea se produjo y hubo muertos por ambas partes- sino por la protección que se tuvo que realizar en defender la vida del hijo del rey, dando como consecuencia un debilitamiento de la formación cristiana que facilitó el  ataque musulmán y la entrada de los almorávides hasta Zaragoza.

A esta batalla los musulmanes la denominaron la de “Los siete puercos” y en España se pasó a llamarla la de “Los siete condes” -que fueron los que acompañaron en la batalla al Sancho- y que murieron todos.

Por si fuera poco, en 1809, se produjo otra famosa Batalla de Uclés donde las tropas españolas sufrieron una clamorosa nueva derrota ante los franceses, que permitió la entrada de José Bonaparte en Madrid.

¿Qué tendrá Uclés?