Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Hace ya muchos años realizamos una excursión muy sustanciosa al Pirineo de Huesca, concretamente a Jaca y en conversaciones mantenidas con personas del entorno oí hablar de la leyenda de las Tres Sorores y en aquel lugar tan maravilloso como son los Pirineos, pues resultó interesante conocer esta y otras leyendas que nos fueron contando según visitábamos distintos lugares.

Hace poco tiempo, redactando un artículo sobre esta zona, quisimos recordar esta leyenda y se ha recopilado la información referente a ese suceso y nos ha permitido resumirlo para su conocimiento y para despertar su curiosidad.

Los hechos se desarrollaron en la zona conocida como Monte Perdido al noreste de Jaca, entre los Pirineos y a una altitud de 3.353 metros, que por cierto no hemos visitado.

Bueno, pues la leyenda comienza indicando que en un pequeño pueblo se iba a celebrar una boda por todo lo alto, pues en una pueblecito tan pequeño el celebras tres bodas en el mismo día de tres hermanas no deja de ser un acontecimiento que movía todo el pueblo a fiestas y alegrías.

Pero ocurrió que el mismo día de la boda y cuando estaba todo preparado aparecieron por el pueblo unos guerreros bárbaros a caballo que hicieron una verdadera sarracina.

Cuando los atacantes se marcharon se dieron cuenta que las tres jóvenes muchachas no se encontraban en el pueblo.

Los bárbaros las habían raptado y fueron llevadas a su campamento, donde las dijeron que tenían que casarse con tres de los guerreros que, enterados de su belleza,  querían que fueran sus esposas. Lógicamente las muchachas se negaron y aunque los guerreros lo intentaron varias veces no lo consiguieron y finalmente se inventaron la historia  que sus pretendientes habían renunciado a su cristianismo y se habían casado con tres jóvenes visigodas, consiguiendo que las jóvenes abjuraran y se casaran con los tres jóvenes guerreros.

Pero mira por donde que los novios anteriores habían organizado un verdadero ejército para atacar a los guerreros y en una de las batallas el padre de las muchachas  y los tres novios son apresados por Eurico, que así se llamaba el jefe de los rebeldes visigodos.

Enteradas de los hechos las tres jóvenes pidieron a su padre que les perdonara, pero el padre despechado se negó a absorberlas y las repudió, por lo que las jóvenes huyen a las montañas.

Los visigodos condenan al padre y a los tres novios que son ahorcados. En el mismo momento del ahorcamiento se desarrolla una verdadera tormenta de viento y nieve que espanta a todos los presentes. Cuando los guerreros visigodos fueron a recuperar a sus esposas al monte quedaron asombrados, pues en el lugar donde estaban las tres chicas se habían levantado tres grandes rocas negras en forma de monte, de forma que los bárbaros visigodos abandonaron para siempre toda la zona, desapareciendo.

A estos tres montes se les llama los Montes de las Tres Sorores en recuerdo de tales acontecimientos, que se identifican como Monte Perdido; Cilindro de Marboré y el Soum de Ramond, todos ellos a más de tres mil metros de altitud, en el Parque Natural del Valle de Ordesa y Monte Perdido.