Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

cerro degolla

Esta leyenda se sitúa en la localidad de Priego en el siglo XVI, donde residía el conde de Priego, que no era otro que Fernando Carrillo de Mendoza, mayordomo mayor de don Juan de Austria, que disponía del “derecho de pernada”, que era un atributo que concedía a estos nobles el derecho de poder disfrutar de una mujer la noche misma en que contraía matrimonio.

Como es lógico el pueblo estaba en contra de este derecho e idearon celebrar en una ocasión varias bodas en el mismo día para evitar que el conde pudiera disfrutar de todas. Enterado el conde, enfureció y procedió a enviar a su guardia para apresar a los maridos que, enterados de la persecución, decidieron  huir al monte y los guardias no pudieron con los casados y entonces el conde decidió dar la orden de avisar a los guardias de Cuenca que, como eran más expertos en estas lides hicieron una masacre entre los huidos y cogieron varios prisioneros y que el conde decidió desterrar a muchos no sin antes hacer un escarmiento crucificando a algunos de ellos para escarmiento y ejemplo.

cerro degollaCon la constitución de 1812 los poderes del conde se acabaron y entonces los habitantes de Priego subieron al monte y colocaron una cruz que llamaron de la “degollá”, que es como actualmente se conoce a este monte.

El Cerro de la Degollá se encuentra a 17 kilómetros de Priego, siempre, como es lógico, en subida, y a 1.262 metros de altitud y todos los años se organizan carreras deportivas y rutas en subida a este cerro, así como marchas senderistas, donde aún se encuentran los restos de la cruz y donde están instaladas numerosas antenas de comunicaciones, por lo que también se llama a este cerro el de las antenas. Desde este cerro se contemplan unas maravillosas vistas y también  el Convento de San Miguel de las Victorias que fue un convento que se construyó en 1574 en conmemoración de la victoria en la batalla de Lepanto a los turcos.