Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Ciudad Real, capital, dispone de una buena serie de leyendas en la mayoría de los casos como consecuencia de su historia para llegar a ser capital y de las desigualdades existentes en su planteamiento especiales de población y de tradición popular.

De entre las más conocidas como La leyenda del trovador, La leyenda de Apolonia, La leyenda del Sanatorio de la Atalaya y la Leyenda del Fantasma de San Pedro, hemos seleccionado la leyenda de la Cruz de los Casados.

A comienzo del siglo XIV es conocida la constante lucha entre la Orden de Calatrava y la actual capital Ciudad real, denominada en aquel entonces Villareal.

Los llamados pozueleños y villarealengos disponían de prioridad del rey para aprovechamientos de pastos y otros aún fuera de sus límites, aspecto que a los calatraveños no les parecía correcto, por lo que siempre andaban de luchas, conflictos y peleas. Así uno de los defensores de la Orden, llamado Alvar Gómez de Piedrabuena, rico personaje de Miguelturra,  le sucedió el desastre que al regresar de una de las luchas a su casa se encontró que habían destruido su hacienda, asesinado su padre  y deshonradas sus hermanas y desde entonces juró venganza y especialmente dirigida al que consideró culpable de los hechos en el personaje de Remondo Núñez, de Pozuelo y comenzó a jurar su venganza, que inculcó a sus hijos haciéndoles jurar la necesidad del odio y de la venganza.

Ocurrió que uno  de sus hijos, Sancho se enamoró de Blanca, que precisamente era hija de Remondo, con desconocimiento de sus padres pero no de los vecinos que pensaban que casándose los dos se arreglarían las pendencias y juramentos entre ambas familias.

En esta situación intervino un tercer personaje representado por la figura de Fray Ambrosio, que era el Prior de los franciscanos de Ciudad real, intentado intervenir pensando en que posiblemente Sancho raptaría a Blanca, con lo que se agravarían aún más los conflictos entre estas familias.

Mantuvo conversaciones con ambos padres, pero ninguno accedió a tomar un acuerdo, por lo que Fray Ambrosio tomó la determinación de unirlos en matrimonio y los reunió, juntándolos a ambos en el Humilladero, procediendo a hacerlos esposos. Antes de que los nuevos casados pudieran huir aparecieron las huestes de Remondo para matar a Sancho, pero se interpuso Fray Ambrosio y Remondo enfurecido quiso clavarle la espada con tan mala fortuna que atravesó el hábito del sacerdote y mató a su hija que estaba precisamente detrás. Furioso, Sancho quiso vengar la muerta de Blanca y, cuando lo intentó, murió atravesado por las lanzas de las gentes armadas de Ambrosio.

Finalmente los vecinos de  Villa Real colocaron una cruz en el Humilladero, llamada la Cruz de los Casados.

Actualmente la Cruz se encuentra en el parque de Gasset y consta de uan cruz de hierra sobre un pedestal de piedra.

El veinte de octubre del año 2016 se estrenó una película sobre este hecho, dirigida por Alfonso Moya e interpretada por Carmen María Fernández y Adrián Maeso que relata estos amores de Romeo y Julieta.