Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Existen en España varias leyendas con este nombre. En nuestra Región hemos encontrado dos distintas que exponemos a continuación. Una en Cuenca capital y la otra en la localidad de Corral Rubio en Albacete.

CUENCA

Se cuenta que en indeterminada fecha del siglo XVIII existía en Cuenca un joven que le gustaban las mujeres de forma constante y tenía una muy bien ganada fama de conseguirlas, dado que tenía una gran facilidad de palabra y al final todas las muchachas que cortejaba caían en sus manos y se aprovechaba de sus deseos carnales.

Un buen día apareció por la ciudad una muchacha que enseguida se hizo popular, pues tenía una belleza muy acusada y comenzó a ser muy conocida por los jóvenes.

De la existencia de esta muchacha llegó a  enterarse nuestro personaje y, como buen  y famoso seductor, no tuvo por menos que intentar cortejar a la recién llegada, aunque por muchas veces que lo intentó no pudo conseguirlo, porque continuamente recibió desánimos de la joven.

No obstante el muchacho siguió insistiendo hasta que un buen día, precisamente el Día de todos los Santos, se encontró con que la joven le había enviado una misiva por la que le invitaba a juntarse con él en la Ermita de la Virgen de las Angustias, ofertándole que la Noche de los Difuntos sería suya.

 El muchacho estaba entusiasmado con la cita propuesta. A la salida del día de la cita comenzó a caer una gran tormenta, pero eso no le impidió dirigirse al lugar donde le habían citado y al llegar se encontró pasmado. La joven irradiaba belleza por todos lados y se había engalanado con un vestido precioso. A pesar del temporal comenzó la danza amorosa y los besos iban por todos lados del cuerpo de la muchacha, y el muchacho pasó a desvestirla,  comenzando por quitarle los zapatos que eran unos chapines preciosos. Cuando le había quitado los zapatos, se desplomó un enorme rayo y los dedos de la joven se transformaron en unas garras monstruosas  y al levantar la cabeza comprobó que era el  mismo diablo que además soltaba estrepitosas carcajadas en lo que se había transformado la joven. Huyó desesperado y horrorizado y salió gritando, dirigiéndose al convento de los Franciscanos Descalzos, donde existía una cruz de piedra a la que fue a agarrarse y precisamente en el momento de hacerlo notó que una zarpa le rozaba en el hombro.

Esa garra ha quedado plasmada en la piedra de la cruz de la ermita.

Se habla de que el joven se refugió finalmente en un monasterio o que su alma quedó grabada en la cruz y desapareció.

 

LA CRUZ DE DIABLO

CORRAL RUBIO

ALBACETE

Se cuenta que un hombre de esta localidad se encontraba desesperado porque no disponía de dinero para poder sostener a su familia y no encontraba ninguna manera de poder obtener los dineros suficientes para poder llevar una vida normal, por lo que estaban pasando grandes penalidades y resolvió ir al pueblo a solicitar un préstamo a un amigo que no tuvo suerte porque fue negativa la respuesta. Apesadumbrado regresaba a su casa y se le ocurrió como última solución pedir ayuda al diablo y al poco le entró mucho sueño y se quedó dormido al borde de un camino. Al despertarse se encontró  con una bolsa a su lado. La abrió y encontró muchas monedas de oro y además una nota que le decía que le esperaba en el mismo sitio dentro de tres años.

Cruz del diablo Corral Rubio

Toda la familia, loca de alegría, tomó con enorme satisfacción el hallazgo de nuestro personaje y se terminaron las penalizaciones gastando el dinero de forma alegre y así transcurrieron los tres años y el buen hombre, el día de la cita, volvió al lugar y estuvo esperando, pero le volvió a entrar sueño y se durmió. Cuando despertó había un hombre  mal encarado y horroroso a su lado del que sintió pánico y  dirigiéndose a él le dijo que era su amigo el Diablo, por lo que el hombre huyó y salió corriendo lo mejor que pudo, pero el diablo le alcanzó, poniendo su mano en el hombro y lo convirtió en estatua de piedra.

Lo que sirvió de ejemplo para a las gentes del pueblo

 En el lugar un sacerdote colocó una cruz.