Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Introducirnos en este tema es poco menos que una locura, pues ello supone dar una vuelta por casi toda España en una cuestión poco menos  que de brujería y de pensamiento religioso que ha transcurrido por todas las regiones con ligeras variantes, algunos de importancia incluso social y no digamos de supersticiones y falsas interpretaciones.

En esencia los distintos nombres que cubren esta leyenda son prácticamente muy similares con pequeñas variaciones.

Así encontramos distintas denominaciones para unos determinados hechos que guardan a nivel general cierta similitud final.

La “Leyenda de la Mora Encantada” a nivel general es como vamos a narrar a continuación.

Sin dar nombres, ni poblaciones, prácticamente nos encontramos con una descripción global que podría ser como a continuación narramos.

Un gran jefe árabe tenía una hija a la que ya tenía preparada en matrimonio, pero la hija se enamoró de un cristiano humilde y ambos jóvenes se veían continuamente a escondidas  con gran indignación del jefe árabe. Hasta tal punto llegaron los enamorados a irritar a su padre, que decidió aislar a la muchacha para toda su vida confinándola definitivamente hasta que muriera.

La leyenda comienza indicando que  la muchacha solía a aparecer por las noches de San Juan (24 de junio) por el lugar donde fue enclaustrada provista de un peine de plata y oro, pero cuando alguien pasaba por el lugar y la veía, ella desaparecía, pero el que la hubo observado quedaba encantado.

A partir de ese momento se sucedieron distintos acontecimientos por las propias personas encantadas dependiendo de las zonas, provincias o localidades de España.

Como es lógico a lo largo del tiempo se han modificado, alterado o variado parte de esta versión original, aunque en esencia  el conjunto general del bloque de los hechos es muy similar.

A esta leyenda siempre se le ha conocido como la leyenda de “La Mora Encantada”.

Existen diversidad de lugares geográficos donde se atribuye su aparición: castillo, cueva, cerros, rocas, pedrizas y otros.

Los lugares son muy variados. Aunque seguramente nosotros hemos detectado unos cuarenta, es posible que me haya quedado corto. Existen leyendas de la “Mora encantada” en Castilla-La Mancha, en Aragón, en Galicia, en Extremadura, en Andalucía, en Murcia, en el País Vasco, en la Comunidad Valenciana, en Madrid, prácticamente en todas las Comunidades Autónomas de España, pero vamos a intentar dar un repaso en cada situación por fases y artículos que espero sean de interés.

Castilla-La Mancha

Son varias las localidades que tienen y mantienen la Leyenda de la Mora Encantada con sus variadas modificaciones y es la Comunidad Autónoma donde mayor número de localidades disponen de relatos de esta leyenda y las hemos separado por provincias.

Provincia de Cuenca

Uclés

Población  con una cueva que su narración de los lugareños se aproxima mucho a lo narrado en nuestro comentario anterior. En este caso es una cueva en la roca con dos entradas que ascienden por la roca y se encuentra a pie de carretera y donde se han encontrado flechas, hachas y martillos de piedra. Los lugareños aseguran que quien escucha los lamentos de la muchacha mora recibirá como premio un peine de oro.

Cueva Mora Encantada Uclés

Barchín del hoyo

De esta localidad se cuenta que en el cerro de la Mora Encantada un agricultor encontró una serie de tesoros en un castillo lleno de riquezas de todo tipo.

Barchín del hoyo

Olmedilla del campo

También existe una Cueva de la Mora Encantada o también llamada Cueva del Bache, a la que acuden con frecuencia los vecinos de las poblaciones próximas.

Castejón existe la Cueva de la Mora

Olmedilla del campo

El Picazo

En un pequeño promontorio se encuentra el Peñasco de la Encantada que una vez al año  baja a la orilla del río a arreglar sus cabellos.

El Picazo

Torrejoncillo del rey

Existe con el nombre del Cerro de la Mora Encantada, donde gracias a la iniciativa de algunos vecinos, se llegó a encontrar una riqueza minera por el yeso cristalizado y que hoy en día se puede visitar.

Torrejoncillo del rey

Horcajada de la torre

Donde se dice que todas las mañanas sale la mora en el Cerro de la Cruz a peinarse los cabellos.

Horcajada de la torre