Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

COMUNIDAD VALENCIANA

ALICANTE

VEGA BAJA DEL SEGURA

Baja del segura

En esta comarca la versión más extendida  es la que habla que un gran emir musulmán, deseando tener la hija más guapa del mundo, secuestró a una cristiana y se la llevó. Tuvo con ella una hija y, una vez había dado a luz, la asesinó y así podría mostrar la belleza de su hija que la hizo pasar por mora. Pasado los años el emir ya encontró alguien con quien casar a la joven con otro gran emir, pero percibió  que su hija se veía a ocultas con un joven cristiano. Una noche les persiguió y lucharon ambos hasta que el joven cristiano le cortó el cuello con un cuchillo y el emir, antes de morir, condenó a su hija a vivir en el destierro. El joven podía conseguir resolver la maldición acudiendo al año siguiente a la cueva y para ello debía seleccionar entre tres hilos de distinto color el que suponía ser el marcado. Acertó a la primera y la condición era que debía llevar a la joven al río para que se mojase los pies y así sería liberada. No ocurrió así, porque a lo largo del recorrido tuvo distintos incidentes y ataques de animales, serpientes y monstruos de tal forma que al aparecer un fiero león le  atacó, por lo que dejó a la joven en la tierra y en ese momento desapareció todo: la muchacha y los encantos. El joven salió de allí y fue a su pueblo donde murió en esa misma noche.

Algunas variaciones

ROJALES

Rojales

En este pueblo turístico se desarrolla la Leyenda de la “Mora Encantá”, relatando el amor que depositó una joven mora en un cristiano que provoca la furia de su padre que la condena a vivir encantada en un  monte llamado Cabezo Soler, al lado del río Segura. Como siempre el 24 de junio se aparece “la encantá” y si encuentra algún hombre, le dice que la lleve en brazos al rio Segura para bañar sus pies, pero en el viaje salen monstruos y cada vez la mora se hace más pesada y el hombre termina desfallecido y le cae una nueva maldición que no es otro que morir pisándose la lengua.

GUARDAMAR DE SEGURA

Guardamar de Segura

En esta turística ciudad repleta de playas, anualmente también se celebra la “Fiesta de la Encantá” con una representación teatral de esta leyenda. Cuenta que para salvar del encanto a la bella mujer un guerrero debe recogerla en brazos la noche de San Juan y cruzar el río con ella, aguantando y repeliendo continuos avatares que le surgen durante el recorrido hasta que finalmente la abandona por el miedo que le da la aparición de un fiero león.

En ambos casos hay algunas pequeñas diferencias, pero en definitiva el resumen es el mismo.

PLANES DE BARONIA

Planes

 Esta ciudad de Alicante dispone del barranco llamado “de la encantada” que es un salto de agua en cuyo fondo existe un resalte que indica la  aparición de una gruta donde se dice que los árabes encerraron sus tesoros y que encantaron a una doncella para que los guardara pudiendo aparecer cada cien años. En una ocasión la mujer apareció y un labrador la encontró. La mujer le ofreció una peineta de oro o a su persona. El labrador eligió la peineta y la bella mujer le predijo que sería un desgraciado, porque le indicó que en lo alto del salto tenía los tesoros y  le podía haber hecho rico, así que la mujer desapareció y la labrador sin nada en las manos.

GALICIA

LA CORUÑA

NARÓN

Narón

Una de las ciudades más importantes de La Coruña. La leyenda se cita en una zona rocosa llamada Pena Molexa, donde se explica que una joven mora  aparece todos los días de San Juan con muchas alhajas y al paseante le ofrece su persona o las joyas. El vecino escoge la joya y la bella mujer vuelve a desaparecer mientras que en las manos del que ha elegido la alhaja, esta se vuelve carbón.

ORENSE

CASTRELO DO MIÑO

Castrelo

 Pueblo a las orillas del río Miño, en la comarca del Ribeiro.

En este municipio de Orense se cuenta que un gallego que llegaba de segar en Castilla se encontró con una persona bien vestida que, saludándole, le preguntó que si quería ser rico. El gallego preguntó que cómo y el hombre le preguntó si sabía dónde estaba el Pozo Meimón a lo que el gallego contestó que sí, que lo conocía. Entonces le dijo:” toma este queso que como ves tiene cuatro puntos y cuando llegues a una fuente que hay allí grita: ”Ana Manana”, dos o tres veces  y aparecerá una joven que te regalará algo que te hará rico”. El gallego, indeciso, preguntó si solamente era eso lo que debía hacer, a lo que el hombre le dijo que el queso tenía que llegar entero y que no debía decírselo a nadie porque si no sería peligroso. El gallego dijo que sí y el hombre desapareció inmediatamente.

El gallego, antes de ir a la fuente, prefirió llegar a su casa para descansar y poderle entregar a su esposa el dinero que había recogido de la campaña de la siega. La mujer se extrañó del paquete que traía y le preguntó qué era eso, a lo que el marido contestó que era un encargo que tenía que hacer, pero que no lo tocase. No obstante, cuando el marido no la veía, la mujer curiosa abrió el paquete y, al ver el queso, le dio la tentación de probarlo y se comió una de las cuatro puntas que tenía el queso.

A la mañana siguiente el gallego se dirigió a la fuente del Pozo Meimón y al llegar gritó dos o tres veces; “Ana Manana” y al poco apareció una mujer que le preguntó qué traía y el gallego le entregó el queso. La mujer, al abrirlo, soltó un grito y ella dijo que si no sabía que el queso tenía que llegar entero y que el queso era un caballo que tenía que sacarla del encierro y ahora solo tendría tres patas y tendría que mantenerse de por vida en el mismo sitio, sin embargo, le entregó una faja en recompensa por el trabajo realizado, diciéndole que se la pusiera a su mujer cuando pariera, Despareció la mujer súbitamente y el gallego volvió para su casa, pero algo extrañado por el regalo y dudoso se le ocurrió poner la faja a un árbol y nada más hacerlo, el alcornoque y la faja ardieron con una llamarada. El gallego pensó qué le hubiera pasado a su mujer.

Desde entonces  el lugar se llama “La Fuente de Ana Manana”.

La leyenda no atribuye pueblo alguno sino siempre se indica en las proximidades de Orense capital.