Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Castillo de Dos Hermanas se encuentra a dos kilómetros de la población de Navahermosa en la provincia de Toledo. Es curioso conocer que tres poblaciones muy próximas tengan tanta similitud en cuanto a disponer de sus leyendas, pues próximos a Navahermosa se encuentran San Martín de Montalbán y Hontanar, todas estas poblaciones con sus leyendas correspondientes, pero con seguridad la que más leyendas aporta es Navahermosa y concretamente su castillo de Dos Hermanas y todo lo que rodea a este tipo de cuentos.

No hay que confundir este castillo con otros que existen en España con el  mismo nombre pues hemos encontrado uno en Jaén, otro en Zaragoza y otro en Sevilla, con el mismo nombre de castillo.

Ya de por sí el propio paraje ya forma parte de la leyenda porque donde se encuentra el castillo, que es un risco muy pronunciado, existe otro enfrente de parecidas características, a cuy pie, y entre ellos, se encuentra el arroyo Merlín, ya de por sí de leyenda por relación con el famoso mago, por lo que las dos rocas podían llamarse Morgana y Viviana, que también fueron dos magas.

En nuestra búsqueda he intentado resumir para los lectores las leyendas que hemos encontrado.

La leyenda de las Dos Hermanas

Durante las numerosas batallas que existieron entre cristianos y árabes cuentan que los cristianos quisieron conquistar el castillo a los moros y al final vencieron pero no consiguieron entrar en la fortaleza, aunque el jefe árabe había muerto, pero sus hijas se quedaron en el castillo y para evitar que las capturaran llamaron a un mago para que las convirtiera en almas y desaparecieran, pero que quedaran siempre sus almas en el castillo. Pues bien parece ser que en las noches de San Juan las dos hermanas bajan al arroyo Merlín, y se bañan y se peinan durante toda la noche para, en la madrugada, convertirse en polvo y regresar de nuevo al castillo.

Leyenda de El Ciervo

 Se cuenta que estando en la fortaleza los habitantes celebrando la misa en honor a la Santa Virgen, pasó un ciervo por la sala donde se estaba realizando la misa y todos los que allí estaban, incluso el cura, salieron detrás del ciervo. La Virgen María se irritó tanto que castigó a todos a vivir errantes durante tres generaciones. Así, los habitantes se sintieron avergonzados y también el cura que dejó la misa sin terminar, cuando en realidad la cierva era una bruja transformada por lo que el alma del cura siguió vagando por la tierra.

Ssgunda parte de esta leyenda

Se cuenta que durante esos tres años los habitantes fueron pasando por varios pueblos: Castillejos, Cedenilla y Navahermosa, y desde entonces  a sus habitantes se les atribuye tener poderes de brujería y habilidades de curanderos.  

Otra tercera leyenda  la he recopilado de un estudio que corresponde a una persona que la describe, cuyo nombre es Alejandro Sánchez Capuchino y que me permito resumir.

Leyenda del Arcángel San Miguel

Cuéntase que en Navahermosa existió un mago musulmán llamado Yucef—ben—Alis que tenía muchísimos poderes y mantenía asustada a la población, pero que las gentes se reían de él porque siempre estaba solo y no tenía mujeres a su lado. Rabioso un día encarnó a  dos mujeres y las introdujo en el castillo con el juramento que estarían allí el resto de sus días cuidando del castillo y así hizo callar a las gentes del pueblo.

Un día apareció en el castillo un joven esbelto y guapo que pidió entrar en el castillo y, al verle, las dos jóvenes le agasajaron como un gran personaje. El mago no se atrevió a entrar, pensando en que podía perder su encantamiento.

Un día el joven aprovechándose que las  dos mujeres estaban lavándose en el río y no se apercibieron de su presencia, hizo la señal de la cruz y las convirtió en su estado natural en dos piedras.

El mago se aproximó al joven indagando su personalidad y éste le dijo que era el Arcángel San Miguel y le obligó a que destruyera el castillo y construyera otro en honor del rey Fernando para que perdurara en el tiempo y que hiciera una iglesia dedicada a San Miguel. El mago regresó al  lugar donde luego sería Navahermosa.

 No nos extendemos más, pero seguramente que me he dejado alguna leyenda más sin comentar.