Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Peralejos de las Truchas es un municipio ubicado en la provincia de Guadalajara, rodeado de tres ríos, uno de ellos el Tajo, Hoz Seca y Cabrillas y que conserva distintas leyendas alrededor  de su historia y entre ellas hemos conocido la llamada de “La Muela de Ribagorda”, pero además he encontrado la de “La Cueva de Rui Gómez”, “La Laguna de los Secretos”, “El Torreón de los Cíclopes”, todas muy interesantes.

La Muela de Ribagorda es una zona próxima a Peralejos de las Truchas, donde abundan los pinares y la vegetación de bosque, típica de monte. (Como sabemos una muela en sentido orográfico es un monte de  estructura y dimensión plana a lo largo de su recorrido y  terminada en pico).

La leyenda comienza cuando un par de jóvenes  se enamoraron y terminan por decidir casarse. El joven era guarda forestal y animados por la madre naturaleza y deseando no tener que depender de las demás gentes y llevar una vida aislada acordaron buscar alojamiento y refugio fuera de la población y se aislaron en una zona de pinares en los montes próximos de la Muela de Ribagorda.

Convivieron felizmente durante varios años, hasta que el joven comenzó a sentirse indispuesto en un principio, para luego, conforme iban transcurriendo los días ir agravándose las molestias. El hombre acudió al pueblo en busca de expertos que le pudieran aconsejar sobre la forma de curar su enfermedad y aunque distintos sanadores y curanderos le estuvieron observando, la hicieron observar advirtiéndole que  seguramente debía ser que su mujer le estaba envenenando por algún motivo. El buen hombre no se los creía, pues amaba a su esposa y esta se comportaba normalmente como siempre la había hecho des de que se casaron.

 No obstante, los comentarios en el pueblo seguían abundando e incluso se le dijo que su  mujer se había enamorado de un  molinero y estaba  procurando envenenarle poco a poco para al final poder abandonarle e irse a convivir con el molinero en cuestión.

A pesar de todos los comentarios que recorrían el cuerpo que le continuaban diciendo que la mujer le estaba dando bebedizos y comidas envenenadas, el marido seguía sin estar convencido y no quería creerse de tal  ofensa de las gentes del pueblo. Pero lo cierto es que el hombre cada vez se encontraba más enfermo y su salud fue empeorando  y llegó un momento en que pensó que iba a morir y, pensando que si moría su mujer se uniría con el molinero, decidió finalizar con esta situación, por lo que un día en que su mujer regresaba a casa tan contenta y amable como siempre, ya, exasperado  y destruido mentalmente agarró a su mujer  y echando sus dos manos al cuello  la ahogó y luego el mismo se mató, muriendo abrazado fuertemente a su mujer.

Al tiempo, en una de las ocasiones en que un cabrero pasaba por el lugar se encontró allí con el matrimonio muerto y ambos abrazados tumbados en el suelo, por lo que el cabrero procedió a enterrarlo juntos y así agarrados.

Desde esta acontecimiento en la población de Peralejos de las Truchas se dice que entre la zona comprendida en entre el cerro de San Felipe y la Muela de Ribagorza, en las noches de invierno y cuando existe una gran tormenta, se suelen escuchar diversos lamentos de un fantasmas, mitad hombre y mitad mujer, que inducen a que los vecinos siento un enorme terror y todo el  mundo siempre rodea los pinares para no encontrarse con el doble fantasma.