Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

De pequeño me contaban esta historia de Genoveva de Brabante que ahora, por casualidad, he encontrado en mi biblioteca y no me puedo pasar sin hacer un comentario y breve resumen de esta leyenda que terminó siendo un cuento y dio lugar a varias obras teatrales del tipo de ópera y opereta.

Como digo en la presentación del artículo se inicia con una antigua leyenda que narra el acontecer de un matrimonio cristiano que vivía en los Países Bajos con el título de duque de Brabante. Estos nobles tenían una hija que se llamaba Genoveva   y que era una perfecta hija, trabajadora e inteligente.

De otra parte existía un conde llamado Sigfrido de Trevéns que en una ocasión había salvado la vida del duque, padre de Genoveva.  Ambos jóvenes se enamoraron y al final los padres de Genoveva accedieron a su matrimonio no sin bastante pesar de perder a su única hija.

El matrimonio pasó a vivir en al castillo de Sigfrido  y en celebración los nuevos esposos ofrecieron dispensas a sus vasallos en relación a los impuestos, que estos agradecieron, pensando en la buena esperanza por la nueva dueña que tenía Sigfrido y fueron muy felices. Hasta que un día se conoció la noticia de que los moros del sur habían invadido Francia y pensaban arrasar todo.

Por lo que el conde dispuso a todos sus vasallos para ir a la guerra, ya que habían recibido orden del rey de defenderse de la invasión, uniéndose los demás caballeros de la zona para combatir unidos. Mientras su esposo estaba en la guerra, Genoveva permanecía retraída en su  habitación desando que su esposo regresara pronto de la guerra. Sigfrido, en su ausencia, había nombrado administrador a un tal Golo, que era un hombre algo ostentoso que al poco tiempo comenzó a acorralar amorosamente a Genoveva, a lo que ella rechazó de toda manera y decidió escribir una carta a su esposo explicándole el hecho. Pero el tal Golo se apercibió de la circunstancia y entró en la habitación del escribano y lo mató en presencia de Genoveva, que se desmayó. Golo avisó a los sirvientes que al acudir vieron el espectáculo y Golo, aprovechándose de la situación, inculpó a Genoveva del asesinato.

Finalmente Genoveva terminó recluida en una torre del castillo, llamada Torre de los Penitentes, sollozando y sin esperanza alguna, pero Golo solía entrar en la prisión pretendiendo las mismas intenciones inmorales, a lo que Genoveva se negaba continuamente.

Al poco, Genoveva presintió el embarazo y al tiempo dio a luz un hijo, que Genoveva agradeció con todo el amor de madre.

Mientras estaban en esta situación, Golo entró un día y ya, estando harto de aguantar esta situación, le dijo a Genoveva que acabaría con su vida, pero apareció Berta, la hija del carcelero que la preguntó si podía ayudarla, a lo que Genoveva pidió un papel y un lápiz para poder escribir una carta que explicaba a su esposo la situación y se la entregó a Berta con el collar que le había regalado Sigfrido el día de su matrimonio, rogándola que la conservara y se la entregara únicamente cuando volviera su marido de la guerra.

Y llegó el día de la sentencia y dos hombres sacaron a Genoveva y a su hijo de la habitación y la llevaron por el bosque y llegado un momento pararon e intentaron cumplir con la voluntad de asesinar a los dos y en ese momento Genoveva les suplicó a las dos personas con muchas razones e involucrando a su conciencia, les convención y los dos personajes no se atrevieron a cumplir lo pretendido y decidieron hacer creer a Golo que los habían asesinado y para ello decidieron matar a un perro y con sus ojos entregárselos a Golo para que pensara que cumplieron con su obligación, pero hicieron prometer a Genoveva que nunca saldría del bosque y que viviría siempre en él.

Desde aquel momento y durante siete años los dos aprendieron a defenderse de  la madre naturaleza no sin pasar muchos apuros, pero aprendieron a ser unas personas más al igual que otros animales y plantas y convivir. En la primera época el niño pudo alimentarse gracias a la presencia de una cierva que le alimentó con la leche y posteriormente con restos de animales que mataban otros animales entre ellos, así como aprender a  hacer fuego y a vestirse con los restos de pieles de animales muertos, refugiados en una cueva en lo alto de un monte.

Mientras tanto, el esposo Sigfrido,   aunque terminó herido en la guerra pudo recuperarse y regresó a su castillo y allí se enteró de todo lo pasado y aunque las respuestas que le dieron indudablemente fueron condicionadas, siguió en la duda de si la culpable había sido su mujer o Golo y así estuvo pasando el tiempo, hasta que descubre finalmente el engaño ya que Berta, la hija del carcelero le entrega la carta que había escrito Genoveva  y decide encarcelar a Golo en la misma habitación que lo estuvo su esposa.

Un buen día decide emprender una cacería por el monte y después de muchos recorridos, Sigfrido decidió acercarse al monte a una cueva que con asombra encuentra a una persona delgada que no conoce y se la acerca, y Genoveva reconoce a su marido y al muchacho se le hace saber que es su padre.

De regreso al castillo Golo es condenado a morir en la torre terminando por volverse loco y Sigfrido agradece a sus colaboradores todos los apoyos recibidos. Estando ya felices un buen día se presentan dos personas andrajosas queriendo ver a la condesa que las recibe y se presentan como las personas encargadas de matar a Genoveva y a su hijo en al bosque y piden perdón a Genoveva por haberla dejado sola en el monte, a lo que la condesa les indica que el agradecimiento es de ella por no haber cumplido su orden.

Por último, los padres de Genoveva, ya envejecidos, reciben la noticia de que si hija se ha salvado y vive feliz con su esposo, por lo que la leyenda finaliza en el mismo punto de partida.

Curiosidades

Esta narración proviene del escritor  Canónigo Schmid en forma de cuento basado en la leyenda y además tuvo una gran repercusión se han realizado distintas obras musicales en forma de ópera y operetas.

El ducado de Brabante existió realmente y estaba ubicado entre la frontera de los Países Bajos y Bélgica y fue creado como un feudo en el año 843 y actualmente existe como una región de Bélgica.