Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Iniciaremos unos artículos sobre la problemática y conflictiva Orden del Temple, porque siempre se ha tenido curiosidad por este tema que todavía en la época actual tiene su contenido importante.

La Orden del Temple o como inicialmente se la denominó: “Pobres caballeros de Cristo y del Templo de Salomón”, fue la primera orden de caballería religioso-militar creada en la época de las Cruzadas de Tierra Santa.

Aunque las llamadas órdenes de caballería y religiosas ya se habían fundado cuando en 1118 se creó la Orden del Temple, esta fue la única que asumió la de representar una aportación de carácter militar además del religioso.

La gran mayoría de las Ordenes creadas en la Edad Media se fundamentaron en la ayuda de las numerosas y continuas luchas por conquistar Jerusalén como objetivo final de los cristianos occidentales, mediante las llamadas Cruzadas-nueve en total- que durante unos doscientos años (1095-1291) se realizaron con apoyo de los Papas y principalmente de los reyes franceses de la dinastía de los Capetos.

Como consecuencia de estas batallas contra los musulmanes se crearon las Órdenes religiosas encargadas de prestar ayuda, cobijo y alimentación a las distintas fuerzas que recorrían el camino desde el occidente hasta  Tierra Santa. Estas órdenes, que en principio no tuvieron ninguna misión militar, fueron desplazadas por los templarios que se encargaron de defender a las numerosas visitas a la zona de Jerusalén que realizaban los cristianos en devoción a tierra santa.

Durante su desarrollo, la evolución de la Orden fue modificando su forma de actuación y de funcionamiento tomando una postura más, podíamos decir, de tipo mercantil, además de su lucha guerrera por defender lugares y defender a los visitantes.  Con el gran ímpetu y preponderancia de las visitas a los lugares sagrados promovidas por la nobleza, a instancias incluso de los papas y de la cristiandad, los templarios comenzaron a dispones de lugares, tierras y territorios  que ellos mismos administraban y actuaban como verdaderos  señores feudales y en una segunda versión como verdaderos empresarios bancarios, pues realizaban préstamos con sus réditos correspondientes, lo que les hizo llegar a ser incluso más potentes y poderosos que el propio Papa y los propios reyes.

Tanto llegaron a disponer en distintos países y especialmente en Francia, que el rey Felipe IV de Francia, llamado el Hermoso, curiosamente casado con una española, Juana de Navarra, intentó quitarles poder y se produjo un colisión entre las tres partes.

Por un lado el enfrentamiento entre los reyes de Inglaterra y Francia contra el Papa de aquel entonces, Bonifacio VIII, que no se le ocurrió otra cosa que amenazar a los reyes de impedir imponer tasas a las órdenes religiosas sin su autorización, pero el rey de Francia no le hizo caso y el Papa le  amenazó con extender una bula por la que se declararía que los súbditos del rey no le deberían obediencia.

Ni que decir tiene que la bula no se publicó porque este Felipe IV, en confabulación con un secuaz, secuestró al Papa y le dieron una buena paliza, dejándole malherido de tal forma que el Papa tuvo que ceder de su propósito, con la circunstancia de morir al poco tiempo.

No obstante, Felipe IV tuvo la habilidad de conseguir nombrar un Papa de su agrado y lo consiguió con el Papa   Clemente V , de su confianza y no pudiendo impedir el poder de los templarios, que en un principio fueron favorables al rey, comenzó a preparar una estratagema para quitarlos   de en medio, para lo que  secuestró a dos templarios y mediante torturas y martirios les hizo declarar que los templarios eran apóstatas, que adoraban a otros dioses y otros pecados más, aprovechándose  además que el último Gran Maestre de los templarios, Jacques de Molay había considerado trasladar su sede principal a París, consiguió convencer al Papa de tal situación y después de varios juicios y pruebas Felipe IV consiguió convencer al Papa de los pecados de la Orden  y tanto   Jacques de Molay con otros templarios fueron encarcelados y la sede de los templarios en París cerrada y todos los templarios hechos prisioneros. El motivo principal, además de la peligrosa preponderancia de la Orden del Temple, se debió a que este rey no estaba dispuesto a pagar la deuda que tenía contraída con la Orden del Temple y decidió eliminarlos, mediante la obtención de declaraciones de algunos de los propios miembros de los templarios con verdaderas torturas .

El Papa inició distintos juicios y deliberaciones que fueron muy abundantes y con distintas acusaciones que el rey Felipe IV aprovechó para aumentar el grado de las mismas.

Finalmente el 18 de marzo de 1314 fueron llevados a la hoguera, no sin antes de que el Gran Maestre hablara de injusticia  y anunciara grandes males a los culpables.

 

… Vaticinio o simplemente circunstancias de la vida, en ese mismo año fallecieron tanto Felipe IV como el Papa Clemente V. Además los tres hijos de Felipe IV, fallecieron sin descendencia, por lo que en Francia desaparecería la línea regia de los Capetos y estos hijos fueron llamados “los reyes malditos”.
… La Orden del Temple fue abolida por el propio Papa Clemente V mediante la bula “Vox in excelso” en 1312.
… La Orden fue creada en 1118 por el francés Hugo de Payns y ocho caballeros más que constituyeron esta Orden al servicio de los reyes para socorrer a los peregrinos hacia su camino a Tierra Santa.