Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Esta mujer fue uno de los personajes más polémicos, conflictivos y que dejó una huella importante en la Historia de España por ser una mujer intrigante por  donde pasaba, acusada también de espía y acusada de haber podido ser la amante del rey sol Felipe XIV de Francia.

Esta cortesana se había curtido de gran conocimiento de los entresijos y movimientos cortesanos tanto de la corte francesa, como de la italiana y también de la de España, cuando reinaba Carlos II.

En realidad esta mujer se llamaba Ana de Tremoille, aunque el título de Princesa de los Ursinos, lo adquirió de su segundo marido el duque de Bracciano, de apellido Orsini, que, a su muerte, fue reconocido este título a favor de la princesa por el Papa y que por derivación en español paso a ser Ursinos. Tanto durante su primer matrimonio, como en el segundo fue adquiriendo fama de ciertos comportamientos de todo tipo irregulares y de poca consideración de la que cogió una gran gama de comentarios, pero gracias a la confianza que le dedicaba el Rey Sol de Francia, Luis XIV, obtuvo numerosas  concesiones de todo tipo y finalmente fue nombrada como camarera mayor de la esposa de Felipe V, cuando en realidad el que llevaba el mando y la orientación del gobierno en España era el rey francés, gracias a la información que recibía de su espía particular, que no era otra que la Princesa de los Ursinos. Sin ninguna intención de realizar un relato histórico si resulta interesante ubicar y establecer temporalmente algunos datos de importancia.

 El rey Felipe V fue el primero Borbón en España y era nieto de Felipe XIV, el Rey Sol de Francia y que fue nombrado rey de España teniendo diecisiete años y María Luisa Gabriela de Saboya, su primera esposa, cuando se casó con Felipe V, tenía trece años y el rey 18, mientras que la Princesa de los Ursinos, como camarera mayor de la reina tenía 59 años. Es indudable que la influencia que pudo realizar la princesa sobre los reyes podría ser evidente.

 A lo largo del tiempo la Princesa de los Ursinos influyó notablemente en muchas de las decisiones del rey y además siempre inquietó a la reina María Luisa de Saboya con la incógnita de ser algo más que una cortesana del rey, por lo que amargó a la reina hasta su fallecimiento, pero  la mayor sorpresa la tuvo cuando se encontró con la segunda esposa del rey Isabel de Farnesio, con la que se casó teniendo 22 años  y el rey 31. Esta reina a la que se calificaba como una carácter fuerte fue una de las causantes del cambio tan enérgico que se produjo en la debilitada salud y gobierno de España.

Y fue en tierras de La Mancha, concretamente en la localidad de Jadraque, en Guadalajara, donde se produjo un cambio y una evolución fundamental en el desarrollo de los acontecimientos históricos que produjeron un cambio político muy sustancial.

Es necesario recordar que la Princesa de los Ursinos perdió mucha de su protección por parte del rey Luis XIV.

Narrados estos hechos y no olvidando que la influencia de la Princesa sobre Felipe V fue muy importante, que no quiere decir que fuera nefasta, porque incidió que la Guerra de Sucesión no recayera de nuevo en los Austrias. Se hace necesario dar el mayor interés a dos hechos de gran trascendencia durante el reinado de Felipe V que a pesar de su debilidad, de sus varias enfermedades y de la pérdida del prestigio de España, fue el más largo de los reyes de España, que son:

 La expulsión de la Princesa de los Ursinos se produjo en lo localidad guadalajareña de Jadraque, concretamente en su castillo, donde la reina Isabel de Farnesio  esperaba la llegada de la Princesa de los Ursinos y después de una breve conversación ordenó al Jefe de Guardia que le expulsaran de España.

Como segundo punto fue el cambio inmediato de la política del rey, abducido por la potente preponderancia de Isabel de Farnesio, que supo complacer al rey y llevar la política general a su medida y a su orden propio.

 Por lo tanto hay que considerar que el Castillo de Jadraque fue el testigo y el inicio de un cambio radical en la política llevada a cabo por Felipe V de España.

 La Princesa de los Ursinos  expulsada de España llegó a París donde el rey la recibió fríamente y en principio fue enviada a Avignón, posteriormente a Saboya, y luego a Génova, donde finalmente  se refugió en Roma, donde falleció a los ochenta años de edad.

Para aquella persona que tenga interés sobre este interesante tema le recomiendo que lea, entre otras obras sobre el particular, la interesante obra literaria en forma de novela histórica titulada precisamente “ La Princesa de los Ursinos” cuyo autor fue el especialista escritor  de novela histórica Manuel Fernández y González.

Existe un película española con el mismo título interpretada por Ana Mariscal y Roberto Rey del año 1947.