Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El director general de Eurocaja Rural, Víctor Manuel Martín López, ha impartido la ponencia "Exclusión financiera y banca cuántica", una visión crítica del panorama financiero actual por su completo abandono del ámbito rural, y una defensa de su modelo cooperativo de crédito que apuesta por mantener oficinas abiertas en pueblos de escasa densidad demográfica. Así, ha calificado la banca cuántica como "aquella que dice estar y no está", que se convierte exclusivamente en proveedor de banca electrónica y cajeros, en el mejor de los casos, pero que "no es lo que la España rural necesita, sino entidades que se comprometan con su desarrollo, que crean en sus posibilidades y que les apoyen con soluciones de ahorro, inversión y financiación". 

Día de la Constitución 2021

"Lo tenemos claro. El mundo rural es clave para lograr un futuro mejor, y sólo apostando firmemente por él, lograremos alcanzar los objetivos que todos nos hemos marcado", ha asegurado contundentemente. "La inclusión financiera no consiste exclusivamente en el acceso al efectivo. Eso es simplificar extremadamente el problema. En realidad, requiere servicios financieros útiles y asequibles, que satisfagan las necesidades de los ciudadanos de manera sostenible y responsable", ha sido otra de sus afirmaciones.

No obstante, también ha aportado una máxima, un ruego, a los vecinos de los pueblos que claman contra la brecha demográfica y solicitan más derechos y más servicios. "Debe existir una correspondencia, una fidelidad por parte de los habitantes de estos municipios hacia las empresas y entidades que apuestan por quedarse. En el caso concreto de una entidad financiera, si los vecinos no acuden a la oficina de su barrio o de su pueblo, que genera riqueza y economía de manera circular, o son clientes de otras que no están y no pueden prestar servicio cercano, ¿Qué sentido tendría mantenerla abierta?"

La intervención ha comenzado con una descripción del panorama actual del sector financiero en España, caracterizado por una transformación digital que, lejos de mejorar el servicio, ha servido de pretexto para cerrar oficinas en poblaciones que "ya no son tan pequeñas". De hecho, desde 2008, el sector ha clausurado más del 50% de las oficinas, hasta el punto de que más de la mitad de las poblaciones españolas no cuentan ya con ninguna, y que hay ciertas provincias españolas, como Zamora, donde más del 15% de su población no tiene acceso cercano a las mismas. Por el contrario, en ese mismo período, Eurocaja Rural ha incrementado su red comercial en más del doble.