Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El 15 de octubre finalizó el plazo legal para solicitar la prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En Castilla-La Mancha se han solicitado 1.041 prórrogas de ERTE para 3.900 trabajadores y trabajadoras, a lo que hay que sumar 41 ERTE ETOPlos que se deben a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción) para 742 personas trabajadoras.La provincia con más personas en ERTE es Toledo y la que menos Cuenca.

violencia-genero.gif

Estos datos ponen de relieve “la acelerada reincorporación de los trabajadores y trabajadoras a sus puestos de trabajo”, pues en septiembre del año pasado eran cerca de 85.000 trabajadores y trabajadoras los que se encontraban en un ERTE en nuestra comunidad autónoma, lo que se traduce que en estos momentos poco más del 1,2% de las personas afectadas por un ERTE siguen con su contrato de trabajo suspendido, señala Nunzia Castelli, secretaria regional de Acción Sindical de CCOO CLM. El 98,8% de las  personas que tenían el contrato de trabajo suspendido por un ERTE este año han vuelto ya a su puesto de trabajo.

En este sentido, subraya que no cabe duda de que el mecanismo de los ERTE -y los fondos públicos que los han sostenido- han contribuido a salvar miles de puestos de trabajo y a miles de empresas de todo el país, posibilitando una recuperación económica y social mucho más acelerada y mucho menos desigual a la experimentada en los últimos años. Es la primera vez en la historia democrática del país que la caída del PIB no se traduce en una caída exponencial del empleo”.

 

 

Reciclar más. Mejor. Siempre

“Esta rápida reincorporación de miles de personas a sus puestos de trabajo certifica los efectos positivos de una respuesta -ante la grave crisis económica generada por la pandemia- muy distinta a la que se puso en marcha por parte del Gobierno del PP. Una respuesta centrada en estos momentos sobre la protección del empleo y del tejido productivo y sobre el refuerzo del sistema de protección social”, afirma la secretaria regional de Acción Sindical de CCOO CLM.

 

“Resulta evidente que sin las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno de coalición y acordadas con los agentes sociales desde el inicio de la pandemia la afectación sobre el tejido productivo y la destrucción de empleo habrían sido muy superiores en el contexto de un mercado laboral que todavía arrastraba profundos desequilibrios agravados durante la recesión anterior”, advierte.

 

No obstante, pese al buen comportamiento del empleo en la región, CCOO CLM advierte de los problemas estructurales que caracterizan el mercado laboral de nuestro país y de la región y que permanecen sin resolver. Problemas que “solo podrán ser abordados eficazmente a través de una reescritura de las reglas que ordenan las relaciones individuales y colectivas de trabajo que sea capaz no solo de revertir la muy dañina reforma laboral de 2012, limitar la temporalidad, poner coto a la precariedad y al fraude en la contratación y reestablecer el equilibrio en las relaciones colectivas, sino también de impulsar un nuevo modelo productivo más sostenible, inclusivo y resiliente”.

 

Es evidente en efecto que los retos a los que se enfrenta el mercado laboral en España y en Castilla-La Mancha “no pueden ser abordados con las recetas y con una regulación laboral pensada para devaluar el país y para debilitar a los sindicatos”, afirma Castelli.

 

CCOO CLM recuerda que Gobierno y agentes sociales alcanzaron a finales del mes de septiembre un acuerdo para la prórroga de los ERTE hasta el 28 de febrero de 2022. Se trata del VI Acuerdo en Defensa del Empleo alcanzado en el marco del diálogo social. El contenido de este VI Acuerdo ha sido recogido en el Real Decreto-ley 18/2021, de 28 de septiembre, de medidas urgentes para la protección del empleo, la recuperación económica y la mejora del mercado de trabajo, por medio del cual se ha procedido a prorrogar las medidas extraordinarias en materia de cotización y de protección por desempleo (incluidas las medidas para personas con contrato fijo discontinuo o que realicen trabajos fijos y periódicos que se repitan en fechas ciertas), así como las medidas complementarias asociadas a los expedientes de regulación temporal de empleo relacionados con la COVID-19.