Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos
Libro Cuevas de Tomelloso

Julio finaliza con 28.246 afiliaciones más a la Seguridad Social respecto al inicio de la pandemia y con 6.986 personas paradas menos en Castilla-La Mancha. Unos datos que a juicio de CCOO CLM no habrían sido posibles sin las políticas públicas centradas en el mantenimiento del empleo y de los niveles de renta.

La recuperación del turismo, de la hostelería u otras actividades ligadas al consumo deben su evolución positiva a los sistemas de garantía puestos en marcha para evitar la destrucción masiva de empleo y, por supuesto, al plan de vacunación, señala Mª Ángeles Castellanos, secretaria regional de Políticas Sociales, Agenda 2030 y Empleo de CCOO CLM, tras analizar los datos de paro registrado que hemos conocido hoy.

Ahora necesitamos un empresariado comprometido. Los problemas estructurales del empleo de Castilla-La Mancha siguen estando presentes, la temporalidad y la brecha de género tienen una presencia destacada en la región y cambiar esto es una cuestión de voluntad del empresariado. La temporalidad no está justificada y la brecha es un problema de falta de corresponsabilidad, también de las empresas, y de discriminación hacia las mujeres.

Por tanto, CCOO CLM señala que acabar con los desequilibrios y avanzar en cohesión social e igualdad requiere un empresariado de calidad, formado y comprometido, que ponga en marcha proyectos que busquen algo más que el mero incremento de sus beneficios monetarios, solo así Castilla-La Mancha será una región con futuro.

Los logreros, los rentistas, el empresariado cortoplacista que únicamente piensa en los beneficios inmediatos, lo único que hacen es detraer recursos de la economía productiva y hacer crecer las desigualdades.

 

“Las políticas públicas puestas en marcha durante la pandemia han evitado la destrucción masiva de empleo y han garantizado ingresos a muchos trabajadores y trabajadoras algo fundamental en un momento como el actual en el que la economía depende tanto del consumo interno”, subraya Castellanos.

 

Los resultados positivos de las medidas que buscan el mantenimiento del empleo y la garantía de rentas frente al extractivismo económico que solo pretende aumentar los beneficios monetarios de las empresas y el reparto de dividendos, “son un ejemplo del camino a seguir para avanzar en cohesión social y en igualdad, elementos que sin duda contribuyen al desarrollo económico y social de Castilla-La Mancha”.

LOS DATOS

El paro registrado se sitúa en el mes de julio en 168.755 personas, lo que supone un descenso de -9.877 respecto a junio y de -17.352 respecto a julio de 2020.

Del total de personas desempleadas, 109.288 son mujeres y 59.467 hombres. En ambos casos el paro baja respecto al mes anterior en  6.199 paradas en el caso de las mujeres y 3.678 parados menos en el caso de los hombres.

En todas las provincias baja el paro, si el descenso medio regional alcanza en términos intermensuales el -5,53%, en las provincias el descenso se sitúa por encima de la media regional en Guadalajara con un -8,06% y en Ciudad Real con un -5,73%, por debajo están Cuenca con un -5,27%, Toledo con un -5,22% y el menor descenso en términos porcentuales es el de Albacete con -4,64%.

Por sectores el paro baja en todos ellos aunque destaca el sector Servicios con -5.763 al que sigue el Colectivo sin empleo anterior con -1.992.

En cuanto a la afiliación media a la Seguridad Social, se ha incrementado en el último mes hasta situarse en 738.605 personas. Si atendemos al número de afiliaciones el último día de mes, julio finaliza con 733.419, lo que supone 28.246  personas afiliadas más que antes del inicio de la pandemia. En términos relativos esto supone un incremento del 4% respecto a los datos de febrero de 2020.

Además todas las provincias experimentan esta recuperación de los niveles de afiliación previos al inicio de la pandemia con incrementos que alcanzan el 5% en Toledo (+4.311) y Albacete (+7.169), les siguen Cuenca con un incremento del 4%  (+3.265) y con un 3% Ciudad Real (+5.775 ) y Toledo (+7.726 ).

Respecto a las personas en ERTE, al finalizar julio en Castilla-La Mancha 6.443   personas permanecen en ERTE, de las cuales 2.834 son hombres y 3.608 mujeres.

En cuanto a la contratación, los datos son negativos, con un leve descenso de la contratación que no llega al medio punto porcentual, aunque este descenso se debe al comportamiento de una única provincia, Albacete, que ha  registrado  -2.119 contratos menos que en junio, lo que supone un descenso del -7,93%. Bajada que contrasta con los incrementos de Ciudad Real (5,30%), Toledo (2,79%) y Cuenca (1,11%), mientras que en Guadalajara se ha registrado el mismo número de contratos que en junio.

En el acumulado del año, tan solo el 9,29% de los contratos registrados han sido indefinidos, un porcentaje que baja hasta el 5,97% en Guadalajara.