Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Debido a la crisis sanitaria de la COVID-19 el trabajo a distancia se ha considerado una medida organizativa con carácter preventivo frente a la pandemia y su implantación se ha ido extendiendo en los últimos meses en nuestro mercado de trabajo, donde siempre ha existido poco arraigo de esta modalidad laboral. CCOO de Castilla-La Mancha quiere hacer hincapié en que estas personas que teletrabajan tienen el mismo derecho a una adecuada protección en materia de seguridad y salud en el trabajo, tal y como establece la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

CCOO de Castilla-La Mancha ha editado una guía informativa en la que se explican cuáles son los derechos de las personas que teletrabajan, los principales riesgos laborales a los que pueden estar expuestas y da una serie de pautas de cómo debe hacerse la prevención de riesgos laborales. Esta útil publicación está disponible en la web de CCOO CLM (Aquí puedes verla o descargarla).

En este sentido, la secretaria regional de Política Institucional y Salud Laboral de CCOO CLM, Raquel Payo, explica que la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo a distancia deberán tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo, poniendo especial atención en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos. En particular, deberá tenerse en cuenta la distribución de la jornada, los tiempos de disponibilidad y la garantía de los descansos y desconexiones durante la jornada.

Primer Aniversario de Explora Tomelloso - Únete y déjate ver

La empresa deberá obtener toda la información acerca de los riesgos a los que está expuesta la persona que trabaja a distancia mediante una metodología que ofrezca confianza respecto de sus resultados, y prever y establecer las medidas de protección que resulten más adecuadas en cada caso.

Entre los principales riesgos laborales de las personas que teletrabajan están los ergonómicos, es decir, trastornos musculoesqueléticos, derivados de posturas incorrectas, mantenimiento de posturas estáticas y movimientos repetitivos; riesgos derivados de agentes físicos, fatiga visual derivada de la exposición prolongada ante pantallas de visualización de datos.

También –señala Payo-, están los riesgos relacionados con las condiciones del lugar de trabajo, derivados de la iluminación, temperatura o ruido; y riesgos derivados de la organización del trabajo como el alargamiento de la jornada laboral, la no desconexión, el aumento de la doble presencia o el aislamiento social.

Asimismo, el sindicato manifiesta que las personas que trabajan a distancia podrán ejercer los mismos derechos de representación colectiva conforme a lo previsto en el Estatuto de los Trabajadores. Además, teniendo en cuenta las peculiaridades del teletrabajo, pueden ser necesarios acuerdos específicos complementarios, los cuales deben formalizarse por escrito.

Las personas que trabajan a distancia tienen derecho al abono y compensación de gastos, a la dotación y mantenimiento de medios, equipos y herramientas, al horario flexible y al registro de un horario adecuado, a la formación y promoción profesional, a la prevención de riesgos laborales, a la representación colectiva y a la estabilidad en el puesto de trabajo.
El teletrabajador o teletrabajadora vinculado con la empresa por una relación laboral es una trabajadora o trabajador más a los efectos preventivos. Por tanto, todas las empresas están obligadas a incorporar el teletrabajo en su plan de prevención de riesgos laborales, tanto el teletrabajo presente como futuro que pueda desarrollarse, concluye la secretaria regional de Política Institucional y Salud Laboral de CCOO CLM.