Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

CCOO está reclamando la evaluación de los daños psicológicos que han sufrido y arrastran las trabajadoras de las residencias de mayores de Toledo tras las traumáticas experiencias vividas en la pandemia.

Día de la Constitución 2021

El Covid-19 ha causado al menos 2.400 muertes entre las personas usuarias de las 132 residencias privadas de mayores de gestión privada que hay en la provincia, en las que trabajan alrededor de 7.000 personas, casi todas mujeres.

“Están muy tocadas a nivel psicológico, porque han vivido una experiencia muy fuerte en la pandemia. Muy muy fuerte. De hecho, CCOO, lo que estamos haciendo, es pedir una evaluación de riesgos psicosociales en casi todas las residencias, para hacernos una idea, tener una radiografía de los daños que les ha podido ocasionar la pandemia”, anunció esta mañana Toñi Márquez, secretaria general de CCOO-Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Toledo,

“Han hecho de las residencias hospitales. Y sin poner medios ni nada. Y creíamos que la Administración se iba a dar cuenta de la valía de estos trabajadores, todo lo que han hecho en la pandemia. Pero no, no se han dado cuenta”, denunció Márquez.

La responsable sindical hizo estas declaraciones durante la concentración de delegadas y trabajadoras convocada por el sindicato ante las puertas de la Residencia ‘Benquerencia’, en el barrio del mismo nombre de Toledo capital, para reclamar a las patronales del sector un convenio colectivo digno; y una mayor aportación presupuestaria y menores ratios trabajadores/usuarios a la Administración autonómica.

Reciclar más. Mejor. Siempre

“Trabajos esenciales, sueldos miserables”, “Convenio digno, trabajo digno, salario digno” y “Page, escucha, las residencias están en lucha” fueron los eslóganes con los que expresaron su malestar y sus reivindicaciones las manifestantes, a las que se sumaron representantes de la federación de Pensionistas de CCOO-Toledo.

“Como pensionistas, y como trabajadores que hemos sido, estamos aquí para apoyar a estas trabajadoras que tanto lo necesitan. Mientras no tengan las condiciones de trabajo que deben tener, nuestros mayores no van a estar bien atendidos. Nosotros ya también vamos camino de ser dependientes… Y no por nosotros, por los que vengan detrás y por todos los que están ahora, para que estén bien atendidos en unas condiciones dignas, las trabajadoras tienen que tener un convenio digno” explicó Teresa Romero, secretaria general de esta federación del sindicato.

La movilización de hoy se enmarca en la campaña que viene desarrollando CCOO-Sanidad y Sectores Sociosanitarios en toda España para tratar de romper el bloqueo patronal a la negociación del convenio colectivo estatal de Atención a la Dependencia, pendiente desde 2019.

En CLM, este convenio afecta a unas 15.000 personas, la inmensa mayoría mujeres que trabajan en las residencias de mayores de gestión privada y cuyos salarios, muy bajos, llevan congelados más de una década. Las profesionales de la categoría más numerosa, la de gerocultora, no ganan ni mil euros brutos al mes. Una enfermera, 1.347. Un médico, 1.539. Otros colectivos profesionales ni siquiera llegan al SMI actual.

A ello se añaden las “más que mejorables” condiciones laborales en las que desarrollan su trabajo; y que dependen en gran medida no solo del convenio colectivo, sino del precio que paga la Administración Autonómica por las plazas concertadas, de las ratios trabajadores/usuarios que también fija la Administración; y de los requisitos mínimos que exige a las empresas.