Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), con motivo del Día Mundial del Docente que se celebra este martes, resalta el papel fundamental que desempeñan a diario los maestros y profesores y la labor esencial que han ejercido desde el principio de la pandemia, por lo que reclama un reconocimiento efectivo en materia de condiciones laborales.

Festival de Almagro 2022

El presidente del Sector de Educación de CSIF Castilla-La Mancha, José Antonio Ranz, recuerda que la profesionalidad de los docentes permitió sacar adelante un curso tremendamente incierto a causa del coronavirus, incluso “asumiendo responsabilidades que no les competen y poniendo en riesgo su salud” y en “condiciones que no eran las adecuadas”.

Por ello, Ranz resalta que es preciso dignificar la labor de los docentes, y para ello “el Gobierno regional debe implantar la carrera profesional en la educación pública, reducir la enorme burocracia administrativa, bajar las ratios de alumnos en las aulas para una enseñanza de mayor calidad, así como reducir el horario lectivo”.

AMFAR Mujeres rurales con necesidades educativas o de insercción laboral

Asimismo, CSIF también reclama un acceso a la función pública docente ajustada a las necesidades actuales de nuestro sistema educativo, primando los contenidos de carácter práctico para favorecer la reducción de la temporalidad, además de cambiar el acceso a los centros tras los procesos selectivos: “No puede ser que a estas alturas de curso todavía falten profesores cuando ha finalizado una oposición en la que han quedado plazas desiertas”.

Por todo ello, y aprovechando la celebración del Día Mundial del Docente, CSIF reclama al Ejecutivo autonómico un esfuerzo real por la educación pública: para ello debe reconocer el papel de los docentes como miembros clave de la comunidad educativa. “Hay que dejar de lado las incertidumbres, los cambios legislativos y  los vaivenes políticos, se trata de dar certezas a los docentes. Todo ello redundará en una enseñanza pública de calidad”, concluye Ranz.