Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El responsable de Acción Municipal, Txema Fernández, ha declarado que: "Garantizar el acceso al derecho humano del agua fue uno de los objetivos que nos marcamos desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha para apoyar el Pacto del Agua en nuestra región", a lo que ha añadido: "La garantía de acceso lo debe ser en lo referido al abastecimiento, pero también lo es en lo referido al saneamiento"

Además explica su satisfacción al mostrar que el Pacto del Agua "trabajará para que los sistemas de depuración garanticen un saneamiento y depuración justo, equitativo y equilibrado con el medio ambiente".

Sin embargo, en la Mesa de Agua en la que ha estado presente Fernández, Izquierda Unida ha querido dejar claro que "este sistema de depuración regional, que vendrá financiado tanto por fondos europeos como con lo recaudado por la nueva tasa de la Ley del Agua en Castilla-La Mancha, no puede ser parte un sistema impositivo que siga grabando a las familias más desfavorecidas. España y nuestra región cuenta con uno de los niveles de presión fiscal más elevado de Europa, pero sin duda es el nivel de presión fiscal más injusto".

"Para cumplir con el derecho humano a un saneamiento adecuado no podemos permitir que lo sigan pagando las familias con más necesidades. Aplicar la tasa derivada de la nueva ley no puede ser un motivo más de presión fiscal para las familias que más lo necesitan" ha señalado Txema Fernández.

También propone que se incluyan "factores de progresividad fiscal en la norma que permitan pagar esta nueva tasa en función de las posibilidades, para atender a la sociedad castellano-manchega en función de sus necesidades", a lo que ha señalado: "Deberemos tener en cuenta factores socioeconómicos determinantes que nos indiquen los factores de vulnerabilidad sobre los que no puede recaer este nuevo impuestos".

En otro orden de cosas, desde IU consideran que crear una red de depuradoras en nuestra región "es esencial para garantizar el derecho humano a un agua de calidad, pero para que la red no suponga un coste sobredimensionado en unas familias que ya lo están pasando mal, debemos también dimensionar la infraestructura civil que se va a construir en función del uso que se vaya a dar de ella".

"Garantizar la red de depuradoras es fundamental para el medio ambiente en nuestra región, por lo que no asumiría mos nunca desde Izquierda Unida de Castilla-La Mancha que la nueva tasa suponga la posibilidad de financiar un cambio de modelo productivo tendente al regadío, mucho más rentable económicamente que el secano actual, pero que se beneficiaría las grandes corporaciones empresariales produciendo una brecha medioambiental en nuestra comunidad insostenible".

Por último ha mostrado su preocupación por algunos factores técnicos en en cuanto al cobro de esta tasa: "No sabemos si se creará una empresa que gestiones te cobro o lo harán directamente desde la Junta de Comunidades, tampoco sabemos la periodicidad del cobro con lo que puede incrementar el volumen de agua depurado y por lo tanto la factura.
La política de depuración de aguas en Castilla-La Mancha es una obligación impuesta por las leyes europeas derivada de infinitas sanciones inasumibles para el medio ambiente. No hagamos que esta política la paguen la clase trabajadora o los ayuntamientos qué menos capacidad de contaminación tienen".