Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Gobierno regional ha reafirmado su compromiso de colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) para “seguir impulsando actuaciones en materia de economía circular, educación ambiental, de biodiversidad, mitigación del cambio climático, o de transición energética a través de la promoción de actividades docentes, de investigación y de divulgación”.

Así lo ha afirmado la consejera de Desarrollo Sostenible, Mercedes Gómez, tras la reunión de trabajo que ha mantenido este miércoles en la sede de la UCLM en Ciudad Real con el rector, Julián Garde, donde ha informado de la publicación hoy en el Diario Oficial Castilla-La Mancha del nuevo Plan de gestión de las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de ambientes esteparios en Castilla-La Mancha que entra en vigor este jueves 16 de mayo y en el “que vamos a contar con la Universidad para el seguimiento del mismo”.

Gómez ha destacado el importante trabajo realizado con las organizaciones agrarias para llegar al documento definitivo, pues “además de cumplir los requisitos que exige la Comisión Europea en la Red Natura 2000 protegiendo en primera instancia las aves esteparias también supondrá fortalecer el desarrollo socioeconómico de las ocho comarcas incluidas en el plan, reconociendo la contribución de los agricultores a la biodiversidad”.

En concreto, en Castilla-La Mancha las ZEPA de ambientes esteparios declaradas son las de La Mancha Norte (en las provincias de Toledo, Cuenca y Ciudad Real) con 107.245,54 hectáreas; Área esteparia del este de Albacete con 25.767,55 hectáreas; la zona esteparia de El Bonillo (Albacete) con 17.279,75 hectáreas; Campo de Montiel con 16.110,31 hectáreas y Campo de Calatrava con 8.978,53 hectáreas (Ciudad Real), ambas en Ciudad Real; el Área esteparia de la margen derecha del río Guadarrama en Toledo con 12.719,33 hectáreas; San Clemente (Cuenca) con 10.677,79 hectáreas; y estepas cerealistas de La Campiña (Guadalajara) con 2.486,56 hectáreas.

 

“Con el acuerdo alcanzado, que nos permite contar con un instrumento hasta el año 2029, se verán beneficiarios nuestros agricultores y ganaderos por implantarse en zonas ZEPAS de ambientes esteparios, en el caso de los herbáceos con una ayuda agroambiental de casi 41 millones de euros a través de pago directo a los que se acojan voluntariamente de 192 euros por hectárea. Y en el caso de los leñosos, el cupo se establece en el 80 por ciento, 3.086,38 hectáreas, respecto al plan anterior en cada una de las ocho zonas ZEPA.

 

“Tras su publicación hoy en el DOCM la ayuda de agroambiental y leñosos podrá solicitarse a partir de mañana 16”, ha apuntado. Serán en torno a 1.500 beneficiarios.

 

Además, ha recalcado que por primera vez se crea una Comisión de seguimiento anual de este Plan junto a organizaciones agrarias y conservacionistas para evaluar el estado de conservación del hábitat y de la distribución de las especies y para revisar los objetivos de forma continua e introducir cualquier cambio a lo largo de la vigencia. “Con ella se determinará si son beneficiosas para las especies y para el desarrollo económico, si son compatibles o si es necesario tomar otras medidas, dando garantía a ambas partes”, ha dicho agradeciendo su trabajo.

Total sintonía entre la Consejería y la Universidad de Castilla-La Mancha

Tras reunirse con el rector de la UCLM, la consejera ha puesto en valor “la gran sintonía existente entre ambas instituciones, un entendimiento fundamental que está posibilitando avanzar de la mano del ámbito universitario en el desarrollo sostenible de nuestra región”. Así ha informado sobre algunos de los convenios, colaboraciones y acuerdos que estamos llevando a cabo, junto a otros futuros que estamos perfilando”.

Entre ellos, la Cátedra de Economía Circular, “un proyecto que resultó muy novedosos en su día y que tras tres años de duración vamos a renovar”. A través de esta cátedra hemos impulsado programas formativos y tareas de investigación entre estudiantes, en el tejido empresarial, así como en el resto de los ecosistemas de investigación y formación de la de la región”. La dotación económica de este convenio ascendió durante los tres primeros años a 120.000 euros y se va a renovar para otros tres con idéntica cantidad.

Asimismo, el Aula de Educación Ambiental, “se ha convertido en un espacio de referencia en materia de innovación, realización de actividades de divulgación, formación y promoción y desarrollo de proyectos de investigación, junto al impulso de la participación de la población joven en diferentes foros de la materia”.

Gómez ha recalcado la intención de renovar la colaboración entre ambas instituciones con este Aula. “Queda aún un año en vigor, pero tanto la Universidad como nosotros estamos de acuerdo en continuar con el compromiso”, ha dicho. El importe que se destinará al Aula de Educación Ambiental será igual al vigente, es decir, 100.000 euros a razón de 20.000 al año.

Dos nuevas cátedras: Participativa de cambio climático y sostenibilidad agraria; y de Biodiversidad

La titular de Desarrollo Sostenible ha informado que la Consejería está trabajando junto a la UCLM ya en dos nuevas cátedras, la de Biodiversidad, en fase inicial, y en la Cátedra participativa de cambio climático y sostenibilidad agraria “en el marco de la lucha contra el cambio climático”.

Según ha explicado, esta propuesta tienes dos finalidades. “Por un lado el desarrollo de un sistema de identificación y valoración por parte del sector primario de las medidas a adoptar para mitigar los efectos del cambio climático. Y, por el otro, el desarrollo de una herramienta de mejora de las políticas públicas ambientales, de manera que se mejore la concordancia de dichas políticas con las necesidades de los sectores destinatarios”.

Por último, Gómez, que ha estado acompañada por el delegado de Desarrollo Sostenible de Ciudad Real, Casto Sánchez, ha agradecido a Julian Garde la apuesta que está llevando a cabo la UCLM contribuyendo “a acelerar la transición energética de la región, optando por el autoconsumo eléctrico procedente de fuentes renovables”.

Así ha indicado que todas las actuaciones que pueda llevar a cabo una institución como la Universidad en esta materia “siempre es un referente y un ejemplo a seguir para el resto de las administraciones”. En este sentido ha recordado que el autoconsumo renovable “contribuye a la descarbonización del sistema, además de abaratar las facturas eléctricas de quién apuesta por el mismo”.

A día de hoy, son nueve las instalaciones de autoconsumo para diferentes edificios de la Universidad que han sido financiadas a través de los fondos europeos Next Generation que gestiona la Comunidad Autónoma por un importe cercano a los 2,5 millones de euros.

.