Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Ayer por la noche se vivió una gran noche de música. En el Estadio Municipal “Paco Gálvez” de Tomelloso se pudo disfrutar en primera fila de un maravilloso y fantástico viaje a la música de finales de los años ochenta y principios de los noventa con “Los Secretos”, una mítica banda de pop rock que con sus grandes melodías cautivaron a los espectadores durante algo más de hora y media y donde el público, que comenzó ansioso, no paraba de hacerse selfies y grabar vídeos con muchos de los grandes momentos vividos.

Cuando uno asiste a un concierto de este infatigable grupo revives unos  momentos tan confortables como cuando te reúnes con aquellas amistades de los tiempos de universidad o de instituto, un placer que simplemente hace que se pare el tiempo y que evitemos hablar de los aspectos negativos de nuestra vida.

Cooperativa virgen de las Viñas de Tomelloso

Pasan los años y “Los Secretos” siguen ahí, al pie del cañón, llegando a los corazones de la gente con esas melodías que han formado y seguirán haciéndolo una banda sonora de la propia vida. Un trabajo perfecto de una banda formada por Ramón Arroyo a la guitarra, Jesús Redondo al teclado y arreglos, Juanjo Ramos al bajo, Santiago Fernández a la batería -que cumplía años esa misma noche-, Txetxu  Altube a la guitarra y el gran Álvaro Urquijo como vocalista y a la guitarra.

Plantaciones Agrícolas - Directorio de Empresas

El repertorio de la noche -muy bien elegido- comenzó con los temas “Buena Vida, Mejor vino” del álbum En Este Mundo Raro y “Buena chica” que pertenece al álbum “Continuará” del año 1987. Continuaron interpretando otros temas como “Gracias por elegirme”, “Échame a mí la culpa”, “La calle del olvido”, “Desde que te fuiste”, “Margarita”, “Mi paraíso”, “Colgado”, “No me imagino”, “Y no amanece”, “Volver a ser un niño” -que dedicó Álvaro Urquijo a su hermano Enrique-, “Aunque tu no lo sepas”, “Quiero beber hasta perder el control”, “Ojos de gata”, “Pero a tu lado”, “Otra tarde”, “Te he echado de menos”, “Por el bulevar de los sueños rotos”, “Gracias por elegirme”, “Ojos de perdida”, “Agárrate a mí María”, “sobre un vidrio mojado”. El concierto terminó con la canción “Déjame”.

Los Secretos consiguieron hacer vibrar a sus incansables fans que coreaban y aplaudían cada melodía de estos excepcionales músicos con una conjunción única y que consiguen transmitir como nadie grandes emociones con cada uno de low acordes de sus míticas canciones. Una noche para no olvidar.

.