Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

Los vecinos de Fuentelespino de Haro mostrarán en público este año, pese a las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, su fervor al Patrón, San Antonio de Padua. Para compaginar las medidas de distanciamiento social que impiden la propagación del Coronavirus con la participación en actos religiosos, el alcalde del municipio, Benjamín Prieto, ha decidido instalar en la plaza de la localidad dos pantallas gigantes que retrasmitirán en directo los dos actos religiosos más significativos y multitudinarios de esta festividad, la novena del día vieres 12 de junio y la misa del sábado, 13, onomástica del Santo. “A pesar de toda la tragedia que hemos vivido y de las precauciones que debemos de seguir tomando por el virus, queremos que Fuentelespino recuerde este año 2020 como las fiestas de San Antonio en las que también pudimos mostrar nuestra devoción y fervor al Patrón”, señala Prieto, “por todo ello, hemos querido poner en marcha una iniciativa que lo haga posible. Así, el Ayuntamiento ha dispuesto la instalación de unas pantallas en la plaza para que, al aforo permitido por la normativa en la iglesia, se le sumen personas que en la calle y repartidas en la plaza, espaciosa y además recientemente remodelada, puedan mostrar su sentimiento y fervor”.

Día de la Constitución 2021

El alcalde prevé que estas fiestas de San Antonio serán especialmente emotivas, “echaremos en falta todo el bullicio y la alegría de otros años, pero todos somos conscientes de la situación”, apunta, “recordaremos con más cariño si cabe a aquellas personas que ya no están con nosotros y que nos inculcaron la fe a San Antonio. Espero que toda esta experiencia repercuta en que nos unamos, nos ayudemos y en que recibamos un impulso para avanzar el resto del año en la salida de esta situación. Confiamos en nuestro Patrón San Antonio de Padua”, recalca el también diputado regional.

Este año, pues, el Santo no procesionará, no acudirá a las puertas de las casas de los vecinos, la banda de música, que llegaba desde la cercana Mota del Cuervo, tampoco amenizará las fiestas y nada de verbenas ni de toros. También se han suprimido los fuegos artificiales y la subasta de productos en honor al Santo. Benjamín Prieto tiene claro cual es el ‘encargo’ principal de los vecinos a su Patrón, “que nos proteja” y ha querido tener un recuerdo muy especial para quienes viven en otras provincias y no pueden viajar, por las restricciones de movilidad, al pueblo, “estas fechas eran el inicio oficial de nuestro verano. La población se multiplicaba casi por diez y mucha gente se quedaba ya a vivir aquí hasta el otoño. Para todas esas personas que no van a poder venir, todo nuestro ánimo y que sepan que estarán en nuestros pensamientos”.

Solo queda desear que el tiempo acompañe para que los vecinos puedan disfrutar al aire libre y a través de las pantallas de las celebraciones religiosas. San Antonio de Padua, allá en el siglo XIII, era un gran predicador y cuenta su biografía que, en una ocasión la iglesia del lugar se quedó pequeña para escucharle. Por esta razón, su sermón se celebró al aire libre. Una tormenta amenazó con dar al traste con el evento, pero los feligreses pudieron comprobar, como les anunció el Santo, cómo el agua cayó alrededor, sin mojarles, “con los paralelismos lógicos de ocho siglos después y por unas circunstancias diferentes, nuestra iglesia también se ha quedado pequeña para los vecinos.  Esperemos que, como entonces, nuestro Patrón haga que, en esta ocasión también, la climatología nos respete”, finaliza Prieto.