Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, ha participado en la reunión por videoconferencia de seguimiento de la gestión de los ERTE, que ha estado copresidida por el director general de la Administración General del Estado en el Territorio, Agustín Torres Herrero, y el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez Ardoy.

Una reunión con presencia de todos los delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas y de la secretaria general de Coordinación Territorial, Miryam Álvarez Páez, en la que se ha analizado el trabajo que está llevando a cabo el Servicio de Empleo Público Estatal para la tramitación de las solicitudes de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), herramienta puesta a disposición de empresas y trabajadores por parte del Gobierno en esta crisis sanitaria y que “se ha demostrado como un excelente instrumento para el mantenimiento del empleo”, ha expuesto Tierraseca en su intervención.

Al tiempo, ha subrayado “el gran trabajo y esfuerzo” de los numerosos empleados públicos por atender la gran cantidad de solicitudes de la ciudadanía castellano-manchega y por gestionar la tramitación de una importante cifra de prestaciones y subsidios con el objetivo principal “de no permitir que ninguna persona se quede atrás”.

Para ello, además del permanente contacto que Tierraseca ha tenido con los responsables del SEPE en las cinco provincias de Castilla-La Mancha, “se han mantenido encuentros” en distintas provincias de la región con el Colegio de Graduados Sociales “con el fin de establecer un mecanismo para que el engranaje de atención al ciudadano sea lo más directo, lo más rápido y lo más cómodo posible”.

También ha confiado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha en que, tal y como ya se está trabajando entre Gobierno y agentes sociales, se avance en una nueva prórroga de los ERTE, pero ha insistido en que no es la única herramienta que el Ejecutivo ha puesto a disposición del tejido económico en esta crisis, haciendo referencia también a las prestaciones por cese de actividad para los autónomos o el subsidio extraordinario para las empleadas de hogar.

Tierraseca ha insistido, sustentándose en los datos, en el valor de esta herramienta para evitar la pérdida de empleos y para garantizar la continuidad de la actividad económica. En Castilla-La Mancha, a 24 de julio, 24.278 trabajadores estaban afectados por un ERTE. “Esto son 69.293 trabajadores menos que en el peor momento de la crisis, el 30 de abril, cuando llegaron a ser 93.571, lo que evidencia que el 74,1% de los trabajadores han salido de situación de ERTE”, un porcentaje, además, “superior al 66% a nivel nacional”.