Puntos Inclusión Digital Diputación Ciudad Real
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

El Gobierno socialista de Santiago Vera, con el apoyo incondicional del portavoz de Ciudadanos, Óscar Vázquez, ha aprobado un gasto de cerca de 2,5 millones de euros para cubrir y climatizar la actual piscina municipal de Fuensalida, que fue construida hace 35 años, con un globo presostático provisional.

Después de que hace un año el Gobierno municipal eliminara el proyecto vigente de Centro Deportivo Polivalente con piscina cubierta 3.0, que suponía la solución definitiva a las demandas de los vecinos de la localidad, el pacto Vera-Vázquez apuesta por una solución temporal, que hipotecará a Fuensalida a lo largo de los próximos 10 años.

El portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Fuensalida, José Jaime Alonso, ha señalado que los vecinos de la localidad “necesitan una solución definitiva como tienen otras localidades de nuestra densidad de población”, pero en la antesala de la mayor crisis económica de los últimos años, “no es el momento” de realizar “esta inversión faraónica”.

Alonso ha lamentado la “irresponsabilidad” del Equipo de Gobierno socialista al realizar este “inviable proyecto”, que no cuenta con informes técnicos de viabilidad, ni plan de gestión y que supondrá, al añadirle la contratación del personal, un coste anual al Ayuntamiento de 315.000 euros.

Además, Fuensalida deberá asumir en solitario este proyecto, que alcanzará unos intereses de más del 3,5%, ya que no existe actualmente ningún acuerdo de cofinanciación con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El portavoz del PP de Fuensalida ha incidido en que esta inversión no es la necesaria para un momento como el actual, ya que la pandemia “aún no ha pasado” y la crisis económica que se avecina “nos hará replantearnos las prioridades”, que pasan por poner en marcha iniciativas destinadas a ayudar a que nuestros vecinos, comerciantes y autónomos puedan superar la situación “de la mejor forma posible”.

El coste de esta inversión ruinosa, de más de 2,5 millones de euros y que no cuenta con el consenso de los clubes deportivos y de la ciudadanía, ocasionará la reducción de servicios municipales, la eliminación de ayudas a los ciudadanos que más lo necesiten y una importante subida de impuestos a todos los vecinos de Fuensalida.