Virgen de las Viñas Tomelloso
Cuadernos Manchegos
Cuadernos Manchegos

La historia del mundo está repleta de personajes que hicieron o desarrollaron actos un tanto diferentes de las usos y costumbres tradicionales o normales de la vida y actividad cotidiana, tanto hombres como mujeres, pero con el inconveniente  que las posibilidades de la mujer siempre han estado  mucho más limitadas por el sistema de vida social que siempre han tenido, por lo que cualquier acto particularmente fuera de la habitual tienen un mucho mayor mérito que los conseguidos por los hombres.

Día de la Provincia de Ciudad Real

Es justo reconocer y sacar al conocimiento o al recuerdo algunas de las mujeres que sobresalieron con gran diferencia con actos o hechos que fueron y llegaron a ser históricos y que he intentado ir recopilando, además de algunos archivos ya escritos de reinas.

SAIPLAC

 

AMELIA EARHARDT

Esta mujer norteamericana nació en   Estados Unidos concretamente en Atchison (Kansas) en 1898 y falleció tristemente en un accidente en 1937.

Bogas Bus- Servicio Autobuses Tomelloso

De niña tuvo una azarosa vida familiar con varios traslados de residencia. En una ocasión acudió a un espectáculo aéreo y quedo impresionada y prendada; desde entonces por su pasión hacia la aviación fue extrema y se inició tomando clases de piloto, hasta que se compró una avión propio que pilotó varias veces, no sin pequeños accidentes.

Su trayectoria resultó impresionante y fue conocida como piloto de aviones y ya  a los veinte años fue una de las primeras mujeres piloto del  mundo.

 Su fama se inició por ser la primera mujer del mundo que atravesó el Atlántico en avión, aunque en este caso solamente como pasajera en 1928, que fue publicado por los periódicos como una gran noticia, porque el vuelo duró 21 horas. En estas circunstancias conoció a un publicista que la selecciona para el viaje y que finalmente fue su marido, contrayendo matrimonio en 1931.

Después del viaje fue conocida como “Lady Lindy”.

 A partir de ese momento esta mujer realizó numerosos vuelos durante cuatro años, consiguiendo numerosos records por los EE.UU., tanto en altura como en velocidad y, por fin, el vuelo más relevante lo realizó mediante la travesía del Atlántico en 1932, pero pilotando ella sola  su avión y fue la única persona que sobrevoló el Atlántico por dos veces.

Posteriormente consiguió llegar a ser Directora de diversas empresas de compañías aéreas y recibió el otorgamiento de la Primera Medalla de Oro que se concedió por la “National Geographical Society” y prosiguió consiguiendo más records con un vuelo en solitario de más de 18 horas sobrevolando el mar.

Mujer y persona inquieta y de gran personalidad ya pretendió otra gran aventura como fue la vuelta al mundo recorriendo la línea del Ecuador, hazaña que ya habían conseguido otros aviadores, pero nunca una mujer y se convertiría en una aventura que suponía recorrer en avión 50.000 kilómetros, distancia superior a la realizada por otros aviadores.

El proyecto causó sensación y fue muy publicado por los periódicos, incluso mundiales.

La aventura la realizó en un avión modelo “Lockheed Electra”, saliendo acompañada de un telegrafista llamado Fred Noonan el día 21 de mayo de 1937 de la localidad de Miami y recorriendo  varias etapas llegaron a realizar 35.000 kilómetros en 40 días, lógicamente  con sus correspondientes escalas.

La próxima etapa trataba de salir de Lae en Papúa Nueva Guinea y llegar a una pequeña isla llamada Howland con un recorrido de 4.000 kilómetros. Éste resultó el último viaje de Amelia Earhardt, pues nunca se volvió a saber nada de su avión, ni de sus dos ocupantes, pues,  a pesar de las numerosas búsquedas, no se volvió a tener ningún conocimiento de su desaparición.

Se conocieron algunos mensajes que un patrullero americano situado en las proximidades de la isla Howland había recibido y en el que le comunicaban de una adversidad climatológica y algunos problema con los aparatos del avión, así como se detectó que se había desviado de la ruta prevista.

No obstante, después de muchos años surgió la gran sorpresa de salir a  la luz unos comentarios muy desconocidos sobre la posibilidad que la misión que llevaba esta mujer y su avión estaba previsto para detectar las instalaciones militares que estaban realizando los japoneses en el Pacífico- recordando que la Segunda Guerra Mundial se produjo en 1939- y que su avión fue capturado por los japoneses y aún más se añadió que el compañero de viaje fue ejecutado y Amelia internada en un campo de prisioneros y falleció víctima de la disentería.

En ningún caso estas noticias fueron confirmadas, ni aportadas pruebas para que se consideraran como verdaderas, por lo que quedó en el aire, sin que pudiera confirmarse esta segunda versión.

Información: Internet, Biblioteca privada, Artículo de Luis de Marimón Riera de la Revista “Historia y Vida nº 96 de Marzo 1976”. y distintos artículos.

.